Abril pone en tensión al plan de azúcar

Juan Varela Pérez

Esta zafra, que ahora pende de un hilo, pudo haber sido mejor e irse por encima de los planes. Cierto que le falta un tramo por recorrer, pero el insuficiente abasto de caña sigue martillando sobre la marcha y cada vez se torna más complejo el tiempo que le resta.

Los basculadores necesitan de la materia prima para ir en busca del plan de producción.

Llegar a las postrimerías de marzo, con la fabricación del 82 % del azúcar planificado es estar en presencia de una molienda que, de no reaccionar con urgencia, hará más tortuoso el camino.

Tener disponibles recursos y las condiciones ideales soportaron la confianza de casi todos los centrales en realizar una campaña bien estructurada, que dejara atrás la mala explotación de las capacidades.

Sin embargo, el país alcanza solo el 65 % de la norma potencial y desarrolla la zafra con un Rendimiento Potencial de la Caña (RPC), inferior a las exigencias y lo que esperaba la mayoría de las unidades.

Los especialistas del Grupo Azucarero lamentan la reiteración de tan bajos números cuando el azúcar extraída de las centrífugas muestra óptima calidad en su grado de polarización, el crudo es menor que los costos y cumplen el programa de refino y de generación eléctrica.

Tales resultados fueran muy superiores para la economía si todas las provincias alcanzaran la integralidad en el accionar de Sancti Spíritus, Camagüey y Ciego de Ávila.

La más reciente evaluación determinó que esas tres logran el mejor trabajo en la producción de azúcar, aprovechamiento de las capacidades, rendimiento base y potencial de la caña, estimado agrícola, recobrado, costo de la tonelada y autoabastecimiento energético.

De nuevo hay inestabilidad en los centrales en zafra. Ingenios influyentes como el Dos Ríos, Julio Antonio Mella y Grito de Yara, no llegan siquiera al 50 % en la explotación de sus capacidades debido, en gran parte, al insuficiente abasto de caña. Para ellos, sea cual fuese el monto de los atrasos, es casi imposible ponerse al día aun cuando "metan" la zafra en mayo, etapa en que hombres, equipos y azúcar en la caña ven agotarse las posibilidades.

Es cierto que hay empresas en el territorio oriental que sufrieron los embates del huracán Sandy y se han visto comprometidas sus cotas productivas, pero el meteoro no ha sido la única causa de los atrasos.

Grietas organizativas, la falta de exigencia de las fuerzas abastecedoras y la humedad en el oriente y el norte de Villa Clara y Artemisa, se anotan entre las razones que ponen en peligro el plan, que atraviesa un momento difícil y tenso.

En esta encrespada zafra varios ingenios nadan a favor de la corriente al cumplir en azúcar, molienda y rendimiento industrial: 14 de Julio (Cienfuegos), Ecuador y Ciro redondo (Ciego de Ávila), Panchito Toro (Villa Clara), Uruguay (Sancti Spíritus), Batalla de las Guásimas (Camagüey) y 30 de Noviembre (Artemisa). Uruguay es, entre todos, el más integral.

A la zaga aparecen el Antonio Sánchez, Perucho Figueredo, el René Fraga y el Harlem. Los peores rendimientos se localizan en Santiago de Cuba, Holguín y Granma.

Abril ya comenzó y la tensión es mayor en aras del cumplimiento.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir