No existe educación integral sin sensibilidad artística

Antonio Ernesto Guzmán

Con la seguridad de que sin instrucción artística no existe una verdadera educación integral, como aludiera el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, el Ministerio de Educación (MINED) labora en el fomento de la enseñanza estética y artística (EE y A) dentro del proceso docente-educativo —como vía para desarrollar la sensibilidad y acercarse a la cultura cubana y universal—, expresó Victoria Velásquez López, jefa del departamento que atiende esta esfera en el MINED.

Para lograr su objetivo ha sido primordial la labor de los instructores de arte, pues más de 19 mil se encuentran ubicados en instituciones educativas. La interrelación de esta fuerza con el resto del claustro de profesores en las escuelas ha permitido la retroalimentación entre ambas fuentes pedagogas, agregó Velásquez López, puesto que resulta necesario que los educandos interrelacionen los diferentes contenidos impartidos en clases.

La directiva apuntó que entre las prioridades de la EE y A, luego de 12 años de trabajo sistemático reconocido en esta esfera, se encuentra la correcta aplicación del Convenio de trabajo entre el MINED y el Ministerio de Cultura, como vía para la maduración de las acciones estéticas y artísticas desarrolladas en todos los niveles de enseñanza.

Asimismo refirió, entre otras prioridades, el perfeccionamiento metodológico de las asignaturas de arte, velar por la calidad de las actividades artísticas y culturales en las escuelas, y la preparación y superación de directivos, docentes e instructores. En este último aspecto sobresale la generalización de la enseñanza artística como una asignatura común en todas las carreras de las universidades pedagógicas, además de que a partir de septiembre, luego de un diagnóstico realizado, se comenzará en torno a la didáctica artística y de música la preparación del recurso humano que se dedica a esta modalidad instructiva.

La educación especial ha representado una de las mejores experiencias para los instructores de arte, así como la educación primaria y en los círculos infantiles. El trabajo en las secundarias básicas ha sido más difícil, agregó Velásquez López.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir