Granja Genética Los Pinos

El arte del buen hacer ganadero

Miguel Febles Hernández

Cuna de campeones en las más afamadas ferias ganaderas del país, la Granja Genética Los Pinos despunta también por la seriedad y constancia en el cumplimiento de los compromisos productivos y en la búsqueda de alternativas para sacarles mayor provecho a sus tierras e instalaciones.

La granja dispone de un centro multiplicador cunícola que aporta pies de cría a otras unidades del territorio.

Sin embargo, lo que la distingue por encima de cualquier resultado concreto es la estabilidad en su funcionamiento, sin altibajos caóticos ni crisis ocasionales que pueden coartar los buenos oficios de un colectivo de 74 trabajadores con una arraigada cultura ganadera.

Situada al suroeste de la ciudad de Camagüey, bajo jurisdicción de la Empresa Pecuaria Triángulo Tres, la finca cuenta con 14 colectivos de trabajo, distribuidos en cuatro vaquerías, unidades de feria, centros de destete y de novillas, y otras áreas destinadas al autoabastecimiento alimentario.

Elemento clave para engranar ese amplio y variopinto universo de actividades agropecuarias es, sin discusión alguna, un hombre que lleva más de 40 años en tales menesteres, incluidos 19 como administrador de la granja. Su nombre: Miguel Emilio López Miranda.

 Fotos del autor Poco a poco, como en la Granja Los Pinos, va cambiando la imagen de la cuenca lechera camagüeyana.

"PIPE", PARA MÁS SEÑAS

"Si no pone Pipe en el reportaje, es posible que pocos en nuestro sector sepan de quién se está hablando", aclara en tono jocoso mientras muestra una de sus joyas más preciadas: un salón colmado de trofeos —colectivos e individuales— ganados por sus animales en certámenes nacionales e internacionales.

"Llevamos 18 años en el primer lugar en la Feria de Rancho Boyeros, en La Habana, posición que esperamos ratificar nuevamente a finales de marzo de este año, y para ello ya estamos preparando a nuestros campeones y campeonas", asegura López Miranda, confiado en las excelentes cualidades de su rebaño.

Explica el administrador que la Granja Los Pinos tiene entre sus objetivos principales preservar el genofondo de las razas, para lo cual trabajan en seis proyectos básicos: Brown Swiss (Suiza Parda), Jersey y Siboney, en el caso del ganado bovino, y Nuvio, Boer y Alpino, entre los caprinos.

"Somos fruto de la visión estratégica del compañero Fidel, quien personalmente se dio a la tarea de crear este tipo de unidades a comienzos de la década del 60 del siglo pasado, convencido de que, sin genética, no hay desarrollo ganadero posible", subraya el experimentado vaquero.

NO SOLO DE FERIA SE VIVE

El ambiente de laboriosidad que se respira en Los Pinos tiene un reflejo directo no solo en los lauros de las ferias ganaderas: a la par crece también la producción lechera (y su venta a la industria láctea), respaldada por indicadores de eficiencia que mejoran de campaña en campaña.

"El año pasado, informa Enier Guevara Yordi, jefe de producción, superamos el plan previsto con el acopio de cerca de 134 mil litros de leche y de esa cifra el 92 % se vendió al Estado. La tendencia cumplidora se mantiene en estos primeros meses del 2013, aun en medio del periodo seco".

"Ahora tampoco debemos tener dificultades, añade, pues existe un mínimo de vacas que no están preñadas, tenemos controladas las gestantes, están pariendo, es decir, la materia prima la tenemos en la mano y la comida para el rebaño está sembrada en el campo. Esta debe ser una buena campaña para la granja".

Tal aseveración es respalda por Pipe, el administrador, quien, con la sabiduría de tantos años entre las reses, comenta: "Yo digo que en la primavera cualquiera es ganadero; cuando hay que demostrarlo es en la seca: por las decisiones que es preciso adoptar justo en cada momento y no después".

ROBERTO, UNA GENTE IMPORTANTE

En bicicleta, como amiga inseparable, Roberto de la Cruz Hernández desanda diariamente los polvorientos caminos para visitar cada una de las vaquerías. Al presentarlo, López Miranda solo acota: "Él es aquí la persona más importante".

Tamaño calificativo, demasiado rimbombante para una primera impresión, se justifica luego al conocer cuánto de pasión y desvelo se necesita para desempeñarse como jefe de reproducción de la Granja Genética Los Pinos:

"Llevo más de cuatro décadas en este trabajo, al cual le dedico las horas que sean necesarias. Si hay vacas en celo, las insemino; atiendo las hembras recentinas y llevo el control de todos los partos. Durante la campaña anterior, logramos un 73 % de natalidad, indicador favorable, pero que puede mejorar".

Fisiopatólogo y técnico inseminador, Roberto coincide en que es esta una profesión de vital importancia, no siempre bien valorada en algunas entidades pecuarias: "Lo cierto es que, si no hay reproducción, no hay leche, no hay ganadería, en fin, no hay nada".

MEJORAS QUE TAMBIÉN DAN FRUTOS

"Después del ciclón Ike a finales del 2008, esta vaquería quedó que parecía una vieja despeinada", dice Pipe con picardía, al mostrar los cambios que ya se observan en la unidad 16-302, cuyo jefe actual, Gilberto Ávila Reyes, "prácticamente nació entre las patas de las vacas, así que de improvisado no tiene nada".

"Las cosas van mejorando", expresa el joven vaquero, y relata cómo limpiaron los potreros de marabú, se electrificó la instalación, se acondicionaron las áreas de ordeño y se trabaja en el completamiento del techo, entre otras acciones que transforman poco a poco el escenario productivo de la entidad.

"Ello forma parte del programa de recuperación de las vaquerías de la cuenca lechera camagüeyana, a través del cual hasta ahora hemos adquirido tejas, molinos de viento, turbinas eléctricas, alambre con púas, machetes y calzado para los trabajadores", confirma Enier Guevara, el jefe de producción.

Con esa inyección de recursos y la acostumbrada respuesta de su colectivo, la Granja Genética Los Pinos tiene ante sí el agradable desafío de mostrar a otras entidades del sector cuánto más puede hacerse cuándo cultura ganadera y consagración al trabajo se dan la mano en pos de un mismo propósito.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir