Planta de Prefabricado Los Cocos

Rescatan producción de losas “spiroll”

Germán Veloz Placencia

HOLGUÍN.— El restablecimiento de dos líneas de fundición de losas "Spiroll" reanimó desde el pasado año el acontecer productivo de la Unidad Empresarial de Base Planta de Prefabricado Los Cocos, situada en las proximidades de la capital provincial.

Foto del autor En los dos primeros meses de este año cumplieron a tiempo los pedidos de los clientes.

También constituyó la respuesta esperada durante largo tiempo por arquitectos, inversionistas y constructores del territorio, quienes así tienen a mano elementos de hormigón pretensado que ofrecen muchas ventajas, sobre todo reducir los plazos de ejecución de las obras.

Estas losas huecas tienen el más variado uso porque garantizan alta resistencia. Con ancho y alto de 120 y 20 centímetros, respectivamente, y longitud que varía según las solicitudes del cliente, se les encuentra en cubiertas, entrepisos y paredes de edificaciones, muros de contención, revestimientos de pendientes y aceras.

Por eso era un viejo anhelo recuperar la tecnología introducida en la planta en el 2000 con resultados inmediatos. Dan fe de ello la edificación de la Escuela de Trabajadores Sociales Celia Sánchez Manduley (una de las sedes de la Universidad de Holguín, Oscar Lucero Moya) y decenas de salas de rehabilitación y video, policlínicos y centro educacionales.

Cuando Granma visitó la planta, su director, Ramón Nelson Águedo, habló sobre contratos establecidos en interés de la terminación en Moa de una importante obra del sector eléctrico y de la edificación de viviendas en Banes. "Hasta hace poco hubo que buscar en otra provincia las piezas prefabricadas de este tipo utilizadas en las inversiones del Polo Turístico de Holguín", reconoció.

EMPUJE EN VARIAS DIRECCIONES

Las cinco líneas de fundición estaban fuera de servicio desde finales del 2010 por el deterioro de las estructuras metálicas. Hoy las dos restablecidas pueden asegurar mensualmente 2 100 metros lineales de losas.

En mayo del 2012 echaron a andar la primera, después de la reposición de las vigas que soportan los platos sobre los que se vierte el hormigón y cuatro meses después estaba lista la segunda. Actualmente trabajan en la tercera, que se encuentra al 50 % del rescate total, mientras que las dos restantes tendrán que aguardar por la creación de condiciones financieras, comunicó el director.

Para llegar al estado actual hubo que acometer la recuperación de la cortadora de losas, la extrusadora de hormigón y una grúa viajera, así como del sistema de abastecimiento de agua a las líneas, informó el ingeniero mecánico Fernando Ochoa Rodríguez, especialista principal de equipos de la Empresa Productora de Prefabricados Holguín, a la que pertenece la UEB.

Alejandro Martínez Guillén, mecánico industrial, no necesitó de arengas para sumarse a las tareas. Simplemente puso el alma y el corazón en la reparación de importantes ejes y la preparación de nuevos sellos para los hidromotores de la cortadora. En oportunidades anteriores había acometido vitales adaptaciones de rodamientos.

Otro hombre valioso fue el mecánico José Luís Vega Garrido, confirmó el ingeniero mecánico Leosbel Delgado Arzuaga, jefe de mantenimiento de la planta.

"Vamos a incorporar a la producción todos los medios en desuso aptos para recuperar y al mismo tiempo estamos arriba de los que funcionan para corregir los problemas sobre la marcha. Pero le estamos dando el lugar correcto al mantenimiento preventivo planificado por etapas, porque prolonga el tiempo de explotación de los equipos".

ALISTARSE PARA LO QUE VIENE

Las losas son sometidas a minuciosas pruebas de calidad antes de ser entregadas a los clientes. Sin embargo; para los trabajadores de la planta, entre los mejores exámenes están las operaciones de transportación hasta los municipios, a los que arriban sin quebraduras después de vencer decenas de kilómetros de camino en regular y mal estado.

Entre mayo y diciembre del pasado año, es decir, en los siete meses posteriores al inicio de la recuperación, hicieron 6 127 metros lineales de losas, equivalentes a poco más de 7 350 metros cuadrados. Contaron con cemento y cables en cantidades suficientes, pero pasaron aprietos con la arena, reveló Ramón Nelson.

"Los bajos niveles de abastecimiento de ese tipo de árido nos ponen casi siempre contra la pared porque también tenemos la responsabilidad de premezclar el hormigón usado en las obras que ejecutan las empresas del Grupo de la Construcción de la provincia. El año pasado llegamos a producir en general más de 14 730 metros cúbicos".

Asimismo, funden postes del tipo H-35 empleados en las líneas eléctricas, piezas de depósitos de agua diseñados con el fin de almacenar grandes volúmenes, estructuras de puentes y vigas-escaleras para viviendas.

En la planta "pulen" los procesos internos y reclaman a los suministradores de materias primas y otros recursos el cumplimiento de los compromisos establecidos. Su colectivo conoce que deben estar en óptimas condiciones para responder a las demandas actuales y las que se le vienen encima como anuncian importantes planes inversionistas de la vivienda y el turismo en la provincia.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir