Un Stradivarius en La Habana

Alain Valdés Sierra

El violín Stradivarius Barón Wittgenstein, uno de los míticos instrumentos fabricados por el luthier italiano Antonio Stradivari en 1716, se encuentra en La Habana, donde su propietario, el violinista búlgaro Mintcho Mintchev, ofrecerá un concierto hoy en la noche en compañía del guitarrista cubano Joaquín Clrech.

Considerados únicos entre instrumentos de igual tipo, los Stradivarius son muy valorados por intérpretes y coleccionistas de todo el mundo por las características sonoras que poseen.

El Barón Wittgenstein fue comprado por el gobierno de Bulgaria especialmente para Mintchev, uno de los más destacados violinistas de esa nación europea y del mundo.

La Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís, acogerá la actuación de ambos músicos que interpretarán un exquisito repertorio conformado con obras del ruso Schnitkke, los italianos Corelli y Paganini, y los españoles Enrique Granados y Manuel de Falla.

Dueño de una técnica considerada impecable, Mintchev (1950) toca el violín desde los cuatro años y a lo largo de su carrera ha acumulado importantes reconocimientos y distinciones.

Ha sido solista de las filarmónicas de Sofía y Varna. Es además director artístico de importantes festivales europeos y junto a su Stradivarius se ha presentado en el Carnegie Hall y el Kennedy Center de Estados Unidos; la Sala Tchaikovsky, Rusia; la Royal Albert Hall, Inglaterra, y en la Herkulessaal, Alemania.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir