Concluyen en Trinidad conductora Santiago Escobar-La Chanzoneta

Constituye la primera obra del programa de abasto de agua a la ciudad cabecera, las comunidades periféricas y la península de Ancón

Juan Antonio Borrego

TRINIDAD, Sancti Spíritus.— Unos 16 mil habitantes de la ciudad de Trinidad podrán beneficiarse en los próximos días tras la conclusión de la conductora de más de 5 000 metros entre los pozos de la zona de Santiago Escobar y los tanques del barrio La Chanzoneta, primer escalón del programa integral de rehabilitación hidráulica aprobado para este municipio.

Foto: Recursos Hidráulicos La nueva conductora, totalmente soterrada, permite la entrada de 175 litros por segundo a los depósitos de La Chanzoneta.

Manuel Díaz Riverol, subdelegado de Inversiones de Recursos Hidráulicos en la provincia espirituana, confirmó que la obra ejecutada, actualmente en fase de pruebas, permite la entrada de 175 litros por segundo de agua al depósito, elimina las pérdidas que hasta ahora se calculaban en alrededor de un 60 % de lo bombeado y crea las condiciones para en el futuro incrementar las entregas desde la zona Este de la ciudad.

Valorado en 1,7 millones de pesos, el proyecto Santiago Escobar-La Chanzoneta fue asumido por la Empresa de Mantenimiento y Rehabilitación de Obras Hidráulicas de Matanzas, del propio Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, e incluyó la sustitución de todas las tuberías de la conductora central.

Según Díaz Riverol, para el 2013 las propias fuerzas ejecutoras y el Grupo Empresarial de la Construcción de Sancti Spíritus han previsto iniciar el restablecimiento de redes en la zona baja de la parte este de la ciudad hasta el entronque de Casilda, la laguna de oxidación no.1 para el tratamiento de residuales y un colector para iguales fines, todo lo cual suma valores superiores a los 4 millones 670 mil pesos.

El proyecto de rehabilitación hidráulica en el sureño municipio espirituano —asciende a más de 50 millones de pesos en total y está concebido hasta el 2016— no solo beneficiará a la vieja ciudad, Patrimonio Cultural de la Humanidad, sino también a los asentamientos de Casilda, La Boca, La Pastora, Sanguily, Media Legua y a las instalaciones hoteleras ubicadas en la península de Ancón.

El programa contempla el aprovechamiento de las aguas de Arenas de Algaba, próximo al río Agabama, que según estudios constituyen una de las fuentes más prometedoras para el suministro a la región, así como de otras fuentes tradicionalmente explotadas entre las que se cuentan los pozos de Santiago Escobar, Las Piñas y Los Mangos, los de la zona Oeste, cercana al Circuito Sur y los manantiales de San Juan de Letrán, en las alturas del Escambray, que se usan desde los tiempos de la colonia.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir