Combat Noise

Metal sin concesiones

MICHEL HERNÁNDEZ
michelher@granma.cip.cu

Cualquier confeso del metal que haya sentido en carne propia la energía y las intensas atmósferas de los festivales nacionales de rock, sabrá que los conciertos de Combat Noise son uno de los platos fuertes del menú rítmico que diseñan los organizadores. La demoledora proyección escénica, la calidad de su propuesta sonora y la entrega total de sus músicos son solo algunos de los atributos que han hecho de esta tropa un referente fundamental de la escena del underground patrio.

Juan Carlos Torrente, el líder y vocalista de la banda, se ha impuesto como una actitud vital llevar adelante la poderosa maquinaria de Combat Noise. "Desde que Jorge Luis ‘el Colo’ Reyes (guitarra) y yo escuchábamos Death Metal en los años 90, sentimos la necesidad de comunicarnos mediante ese estilo. Esa era la música que nos inflamaba la sangre y todavía hoy nos pasa", señala el músico, quien además comparte la formación con Randy de Armas (bajo), Jorge "El Indio" García (guitarra) y Alejandro "El Rubio" Padrón (batería).

La banda nunca ha creído en medias tintas. Lo suyo ha sido entrarle de frente al metal más duro y crudo. De ahí que su sonoridad explora las oscuras zonas del War Death Metal y el Grind. Diecisiete años han convivido en los sótanos de la escena musical cubana. En ese tiempo, su nombre ha aparecido en acreditadas publicaciones como Metal Hammer, Heavy Rock y Rock Hard, y se las han agenciado para traer a la luz discos como After the war... the wrath continues (2004), Frontline Offensive Force (2008), y Anthems of carnage (2012). Este último será publicado en la Isla por el sello francés Brutal Beatdown Recs e internacionalmente por las disqueras Old Cemetery Recs, Butchered Recs y Sevared Recs.

La alineación, integrante de la Asociación Hermanos Saíz y de la Sociedad General de Autores y Editores, toma como fuente creativa, sobre todo, los desgarramientos que se desprenden de los conflictos bélicos. "Esencialmente abordamos los temas bélicos, los horrores y la destrucción provocados por estos conflictos. También nos hemos inspirado en películas de Oliver Stone, en libros de Ernest Hemingway y de William Gálvez y en noticias e imágenes de guerras como las de Iraq y Afganistán. Creemos que denunciar esos hechos es una forma de combatirlos", asegura el vocalista.

Cada actuación de Combat Noise es una clase magistral de cómo hacer metal sin concesiones. "Nosotros grabamos, distribuimos y promocionamos nuestros discos en Cuba con esfuerzo propio, porque las condiciones que ofrecen las disqueras cubanas a los grupos de rock y metal no garantizan la distribución nacional. Por eso pienso que es necesario fundar un sello discográfico, pequeño, que gestione la edición de producciones nacionales de rock en dependencia de su calidad y demanda, de la misma forma que los raperos tienen la disquera Asere Producciones. Las bandas metaleras vendemos muy bien nuestros demos en los conciertos que se llenan a tope. Entonces, ¿por qué no buscar el mecanismo para crear un nuevo sello que garantice que el público pueda adquirir nuestras grabaciones en las tiendas de la red nacional?", comenta el músico. Y agrega: "Los grupos de nuestra escena no hacemos música por dinero, fama o por tocar en el extranjero. Una banda de metal debe tener un alto nivel de sacrificio y ser persistente. Esa es la clave para mantenerse y ganarse al público", afirma.

Ciertamente se ha avanzado en la divulgación del rock en los medios nacionales. Sin embargo, Juan Carlos arroja a la mesa otros puntos de vista sobre este polémico tema. "En la TV hay espacios dedicados solo al rock de los 70. La juventud metalera quiere ver también a sus grupos favoritos, y eso es fácilmente comprensible, ya que las bandas contemporáneas representan la actitud de las generaciones actuales".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir