Vísperas de la Convención Internacional de Salud

Adherencia terapéutica

JOSÉ A. DE LA OSA
delaosa@granma.cip.cu

La mayoría de los profesionales de la salud utilizan en su quehacer laboral diario la expresión "cumplimiento del tratamiento" y algunos hasta preguntan: ¿qué es "adherencia" al tratamiento?, dice la Doctora en Ciencias de la Salud Libertad Martín Alfonso, Profesora Titular de la Escuela Nacional de Salud Pública, radicada en La Habana.

Aunque reconoce que no es incorrecto hablar de "cumplimiento"; sin embargo, desde hace varios años en la literatura científica se cuestiona este término, dado que cuando se cumple con algo generalmente se obedece, se acata, se sigue, pudiéramos decir de manera "ciega" una conducta, mientras que cuando la persona participa en una decisión y se involucra en ella, es capaz de asumirla de una manera mejor.

Este argumento fundamenta la propuesta del término "adherencia al tratamiento" para referirse a la implicación y colaboración activa del paciente en la decisión de las indicaciones médicas a seguir, tema insertado en la agenda científica de la Convención Internacional de Salud, que se inaugura en La Habana el próximo día 3 de diciembre.

En la actualidad, valora la especialista, no es un "enigma" el porqué los pacientes, no obstante las repercusiones adversas que comporta para su propia salud, incumplen las indicaciones médicas. De hecho desde hace años la literatura científica refiere un grupo de factores que influyen en ello.

Y menciona, entre otros, las particularidades de cada individuo, determinantes económicos, sociales, familiares; cuestiones del propio tratamiento como los efectos indeseables que producen los fármacos, características de enfermedades como la hipertensión arterial, que trascurre asintomática si está controlada y la persona llega a pensar que no tiene que hacer el tratamiento.

Como vemos, el porqué de la no adherencia es un fenómeno multicausal y complejo, subraya la especialista.

La profesora Martín Alfonso, Máster en Psicología de la Salud, plantea que es necesario facilitar la participación del paciente en el proceso de decisión del tratamiento y modos de ejecutarlo, en correspondencia con lo que cada persona necesite y pueda. No es un secreto que muchos profesionales (no todos) subvaloran las posibilidades del paciente suponiendo que no tiene conocimientos, no dan toda la información sobre la enfermedad y el tratamiento, deciden sin consultarlo, no preguntan dudas y posibilidades reales de la persona para seguir una indicación. Se sigue entonces con el modelo del "cumplimiento" y no de la "adherencia".

Y reflexiona: una parte de esta batalla estaría ganada si el equipo de salud le presta atención a este aspecto desde la instauración del tratamiento, por ejemplo, dando recomendaciones concretas para evitar el olvido, para organizar la toma de los fármacos, para cambiar los estilos de vida y se le da seguimiento.

También se deben atender los factores familiares, sociales y económicos. El aspecto económico influye. Algunos pacientes se quejan de no poder adquirir los alimentos en los mercados por los altos precios de las frutas y vegetales que les han recomendado para su dieta.

En cuanto a las estadísticas, según la literatura internacional el problema de la baja adherencia al tratamiento en enfermos crónicos se presenta tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo.

Por ejemplo, en la hipertensión arterial las cifras reportadas están alrededor de un 50 % de adherencia, lo cual califica de "alarmante" pues quiere decir que la mitad de los hipertensos no hacen correctamente el tratamiento con las grandes implicaciones que esto tiene a lo largo de la vida de las personas.

Mirado desde la óptica cubana, puntualiza la especialista, diría que este es un problema que acarrea grandes consecuencias para el Sistema de Salud, que invierte recursos en atención médica y producción de medicamentos no aprovechados adecuadamente, y se afecta también la economía de las familias, del propio paciente, quien a su vez corre el riesgo de empeorar e incluso morir, por su falta de responsabilidad e implicación con su propia salud.

La atención a este tema, dice, podría ayudar a elevar la eficiencia del proceso de asistencia médica y perfeccionar el uso del método clínico. Y me permito finalmente repetir palabras del eminente y querido profesor de Medicina Interna, doctor Alfredo Espinosa Brito: "La adherencia al tratamiento viene a ser el último eslabón del método clínico".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir