Fabrican prototipo de trilladoras

Es una máquina apta para procesar frijoles, garbanzo y maíz

GERMÁN VELOZ PLACENCIA

Un grupo de trilladoras de grano fabricadas en la Empresa de Implementos Agrícolas Héroes del 26 de Julio, en Holguín, está listo para ser explotado en los campos de cultivo.

Fotos del autorEl rigor técnico se mantiene durante el ensamble. De la operación depende el comportamiento de los equipos en los campos.

Las máquinas, aptas para procesar frijoles, garbanzo y maíz, constituyen parte de las cien unidades encargadas por el Ministerio de la Agricultura y son el fruto de investigaciones de especialistas del centro industrial, quienes las diseñaron de manera que garanticen la productividad y resistan los rigores a las que serán sometidas.

Según el ingeniero mecánico Rubier Luaces Ledea, del Departamento de Ingeniería y Desarrollo de la Empresa productora, el prototipo de trilladora que finalmente cumplió el periodo de pruebas en las áreas de cosecha reúne buenas cualidades.

A sugerencia de los productores con quienes se contactó durante la etapa de ensayo en los campos, fueron incrementadas las revoluciones del tambor, un largo cilindro metálico armado con los martillos que golpean las vainas o las mazorcas contenedoras de los granos.

"Además, hay algunos elementos, como es un chasis añadido, sobre el que descansa el cuerpo principal de la máquina y al cual están unidas las gomas. Esa estructura la hace más resistente", aseveró.

La validación definitiva del prototipo, recordó Luaces Ledea, corrió a cargo del Instituto de Investigaciones de Ingeniería Agrícola, que hizo varias recomendaciones técnicas asimiladas por los diseñadores.

"Los integrantes del Departamento de Asistencia Técnica de la empresa tienen la responsabilidad de seguir las máquinas hasta las áreas de trabajo, con el fin de dar la aprobación para la puesta en marcha e instruir a los cosecheros. De igual modo, se mantendrán bajo observación para introducir las mejoras que sean necesarias".

ENSAMBLE A TODO RITMO

Las trilladoras adquieren su forma definitiva en un taller de ensamble de la Unidad Empresarial de Base (UEB) de Implementos Agrícolas, cuyos integrantes trabajan aceleradamente, sin violaciones del proceso tecnológico.

"Estamos organizados por parejas. Una monta el tambor; otra, el mecanismo de zaranda; la siguiente, el sistema de alimentación con su embudo, poleas y correas. Así, sucesivamente, se arma el equipo hasta comprobar su funcionamiento", explicó el ingeniero industrial Alexander Benítez, responsable de la producción en la UEB.

Una parte importante de los materiales de importación para los compromisos de la empresa llegó el mes pasado, recordó.

"Por eso fue un acierto adelantar desde junio el corte de las planchas metálicas disponibles y tomar todo tipo de medidas que nos permitieran enfrentar el pico productivo, que obliga a producir en cuatro meses lo planificado para un año".

A mediados de este año, este diario recorrió las instalaciones de la empresa y se detuvo en el taller, ocasión en la que el ingeniero Omar Marrero, jefe de la UEB, manifestó confianza en la experiencia y profesionalidad de sus compañeros para salir airosos en la situación que se avecinaba. Sencillamente, no erró.

EXPECTACIÓN ENTRE PRODUCTORES

Para conocer la importancia que conceden los cosecheros a la disponibilidad de estos implementos agrícolas, emprendimos un recorrido por algunas dependencias administrativas y unidades agrícolas de Holguín, provincia que a finales de agosto registró una producción superior a las 10 mil 450 toneladas de grano.

Vladimir González Reyes, al frente de la mecanización en la Delegación Provincial de la Agricultura, comentó la necesidad de unas diez trilladoras para su uso en formas productivas de Banes y Calixto García, municipios insertados briosamente en la siembra y cosecha de frijol en los últimos dos años.

"También debemos adquirir varias para el territorio de Mayarí, que ha puesto en marcha proyectos productivos muy prometedores", puntualizó.

Para Xiomara Viera, especialista en granos, la necesidad de los equipos se hace evidente en los periodos críticos de las cosechas, como ha sucedido este año con el caupí (también conocido como carita), del cual se han obtenido en la provincia más de dos mil toneladas.

No ha estado ajena a similares percances la cosecha de maíz, que entra en una etapa decisiva para entregar las 3 300 toneladas prometidas a la fábrica de pienso de la empresa porcina del territorio.

En las cercanías de Velasco, Melchor Fournier, administrador de la granja Luis Marcano, saltó de la alegría al conocer detalles de la fabricación de las trilladoras. Durante el 2010, cuando Granma investigó las irregularidades del uso de los equipos agrícolas en la zona, la entidad limpiaba el frijol con una máquina perteneciente a una Cooperativa, a la que pagaba "en especie", a razón de cinco libras por cada cien procesadas.

"Después que la empresa agrícola del territorio puso orden, comenzamos a alquilar los equipos y hoy invertimos en cada cosecha varios miles de pesos por limpiar los granos. Con una máquina propia nos saldría más barato. Por otra parte, si se fuera a prestar el servicio a los productores privados de los alrededores, propondríamos precios inferiores a los actuales, para que no se sientan tan presionados".

Este sencillo e impetuoso hombre de campo, conocedor de la importancia de la mecanización en el sector, aseveró que el diseño, la fabricación y comercialización oportuna de implementos y equipos agrícolas en general, es una de las vías para trillar los caminos de la producción nacional de alimento y evitar las importaciones, que cada día son más complejas y costosas.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir