Reflexión seria, profunda y comprometida con la Patria

Así calificó Lazo debates del Consejo Nacional de la UNEAC

Pedro de la Hoz
pedro.hg@granma.cip.cu

Como una reflexión seria, profunda y comprometida con la Patria calificó Esteban Lazo, miembro del Buró Político del Partido y vicepresidente del Consejo de Estado, la plenaria del Consejo Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, que analizó ayer diversas aristas de la creación, promoción y usos de la música y la responsabilidad de los creadores en el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

En la sesión —efectuada en el Multicine Infanta, conducida por el presidente de la UNEAC, el poeta Miguel Barnet, y a la que asistió también Rafael Bernal, ministro de Cultura—, se abordaron los problemas de la música desde una perspectiva sociocultural múltiple, desde los procesos de producción y organización del talento artístico hasta el reflejo en los medios de comunicación y su relación con la identidad y el modo de ser y de actuar de los cubanos.

Lazo expresó que las preocupaciones planteadas, pero, sobre todo, el ánimo de resolverlas mediante empeños institucionalmente coordinados, responden al estilo de trabajo que reclama el Partido y de modo particular se avienen a la aplicación del objetivo aprobado por la Conferencia Nacional de la organización política acerca de la promoción a escala masiva, mediante el trabajo integrado de las instituciones culturales, medios de comunicación, directores de programas, espectáculos, artistas e intelectuales, instructores de arte y promotores, la capacidad de apreciación artística y literaria y el fomento de valores éticos y estéticos, así como la erradicación de manifestaciones de chabacanería y mal gusto que atenten contra la dignidad de las personas y la sensibilidad de la población.

En cuanto a la necesidad de incentivar una cultura tributaria en el país, Lazo manifestó su confianza en que el sector artístico no solo seguirá cumpliendo con sus obligaciones, como lo ha venido haciendo, sino que ayude a la comprensión de que lo que se recauda, al engrosar el Presupuesto del Estado, se redistribuye en beneficio de toda la sociedad, incluyendo la propia cultura.  

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir