Actualizado 7:30 p.m. hora local

Cárteles de droga entrenan pandillas en California

Unidades especiales de la Policía de Los Ángeles y San Diego, California, denunciaron que pandilleros de esas ciudades reciben entrenamiento paramilitar de cárteles mexicanos de la droga.

Algunos miembros de bandas cruzan la frontera para ser adiestrados en ranchos clandestinos en el manejo de rifles de asalto, granadas y pistolas, mientras otros se preparan para enfrentar a grupos antagónicos y las fuerzas del orden, destacó un informe del Centro de Evaluación de Amenazas de California (STAC).

El documento reveló incluso la existencia de un manual de combate: Formación utilizada por las pandillas para mejorar su preparación táctica, elaborado por el cártel de los Zetas, organización criminal que también opera en California.

Otras bandas en el llamado Estado Dorado se preparan para una eventual guerra mediante la práctica de artes marciales y la lectura de tácticas militares y puntos vitales del cuerpo humano.

Asimismo, se han enlistado en el Ejército o mejoran su puntería en algo que aparenta ser un simple juego: con pistolas de pintura, reportó el diario La Opinión.

Los pandilleros tratan de prepararse para la guerra en la que se involucran: por territorio, tráfico de drogas o por supervivencia, señaló el texto.

Entre la bibliografía con la cual se adiestran los pandilleros para las batallas callejeras se encuentran varios libros sobre la guerra que explican tácticas militares y preparan mentalmente a los individuos para los conflictos bélicos.

Una experta en el tema de la delincuencia explicó que esta capacitación refleja el interés de los llamados empresarios ilegales por perpetuar y extender sus operaciones ilícitas.

La diferencia es que no son grupos especiales, son seres humanos con intereses, energía; el problema es que están en el camino criminal, enfatizó.

Si bien algunas de estas actividades son legales -boxear, ejercitarse, leer-, el STAC las considera un riesgo potencial para las fuerzas del orden, pues las pandillas podrían usar el entrenamiento para agredir a policías, evadir arrestos o evitar detenciones, advirtió el rotativo.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir