Intervención de Alexis Leyva (Kcho) en el IX Periodo Ordinario de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 23 de julio del 2012

Alexis Leyva (Isla de la Juventud).—El tema que discutimos hoy es medular por el efecto que tendrá de forma permanente en los bolsillos de todos los cubanos y cubanas y su repercusión positiva en los recursos de los que dispongamos en el futuro para continuar fortaleciendo las conquistas del socialismo cubano.

Una ley tributaria justa debe cobrar impuestos al 100 % de los ciudadanos, laboral y económicamente activos, y hasta a aquellos que no laboran, pero son una carga para el Estado, porque reciben todos los beneficios que el Estado produce.

También, por supuesto, una ley tributaria justa debe cobrar más al que más gana. Pienso que esto está claro para todo el mundo aquí.

Desde muy joven he tenido el privilegio de obtener diferentes premios internacionales, por los cuales siempre he tenido que pagar impuestos en los países sedes de las bienales o de las organizaciones que otorgan estos premios. Nunca en ningún país me han perdonado un centavo de un premio que he ganado. Estoy de acuerdo con que Cuba cobre impuesto por los premios porque, además, sería justo para el resto de la sociedad.

Recordamos que en los años noventa, en los primeros cambios en cuanto al tratamiento económico diferenciado, empezó por el mundo del arte, cuando se nos permitió cobrar en divisa nuestro trabajo realizado en nuestra patria. Ese fue un logro importante, pero incompleto, ya que no abarcaba al resto de la sociedad, ni tan siquiera a nuestros atletas, científicos y médicos, también reconocidos en el mundo entero como un logro de la Revolución.

Hoy estamos en una revolución dentro de la Revolución, para fortalecer nuestro socialismo, sin prisa, pero sin pausa, como exige el General de Ejército, y tenemos que tener en cuenta nosotros, los artistas del pueblo, que tenemos que seguir dando más, ese es nuestro deber, sacrifiquémonos los que más tenemos por el bienestar colectivo. Por tanto, creo firmemente que nosotros no debemos considerar necesario que se nos reconozca como algo deducible de nuestra responsabilidad tributaria, lo que considero es la responsabilidad moral y cívica más importante para con nuestro pueblo de obreros, campesinos, médicos, artistas, constructores, maestros, arquitectos, ingenieros, amas de casa, pueblo todo, que ha pagado cada centavo que nos ha permitido llegar hasta nuestros sueños.

Ganamos más, pues, entonces, paguemos más. Hagamos este sacrificio por respeto y por el bienestar colectivo, es nuestro deber y tenemos que seguir trabajando gratuita y voluntariamente para el pueblo, sin recibir ningún beneficio tributario por ello, solo el respeto, el aplauso y la satisfacción de hacer lo correcto.

Muchas gracias (Aplausos)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir