Con mis estudios retribuyo a Don Fernando

Entrevista a la investigadora Oílda Hevia, merecedora de la Beca Fernando Ortiz

MADELEINE SAUTIÉ RODRÍGUEZ

La Beca Fernando Ortiz, que otorga la Fundación que lleva el nombre del ilustre sabio cubano, y que apoya con tal deferencia a investigaciones cuyos temas sean afines al perfil de trabajo de la institución —la difusión de la obra del autor de El engaño de las razas— fue en esta ocasión para la estudiosa Oílda Hevia Laner por el proyecto Los caminos que conducen a la libertad (1750-1860).

La investigación —cuyo ámbito temático tiene por objeto el estudio de las diversas formas en que las personas esclavas durante la segunda mitad del siglo XVIII hasta mediados del siglo XIX en Cuba, podían acceder a la condición de personas libres— fue seleccionada, entre otras razones, por la utilización adecuada y abarcadora de un conjunto de fuentes dispersas, que posibilitan el análisis científico de los distintos procesos histórico-sociales que conducen a la liberación de una parte de los esclavos en Cuba.

Más de 20 años explorando sobre temáticas raciales, lleva esta mujer, "mitad investigadora, mitad profesora" que, formando parte del claustro de la Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz —adjunta a la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana— imparte clases en la Facultad de Matemática de ese centro educacional.

"Desde mis inicios —comentó a Granma Hevia Laner, quien es graduada de Licenciatura en Historia y Máster en Estudios Interdisciplinarios sobre América Latina, el Caribe y Cuba— me incliné por las fuentes de archivo. Una de las seducciones más grandes para mí es el Archivo Nacional y me considero una apasionada en la materia de hurgar en esos valiosísimos documentos".

Antes de Los caminos que conducen a la libertad (1750-1860), ¿por dónde anduvieron tus pesquisas? "Transité por otras líneas de investigación, todo lo que tenía que ver con sociabilidad de negros y mulatos ya libres en el siglo XIX y cómo ellos se vincularon con el movimiento de independencia después de la abolición de la esclavitud".

"Trabajo ahora en dos proyectos, uno que pretendo que sea mi tesis doctoral, que es sobre mujeres negras que una vez que se liberaron se hicieron propietarias de bienes aquí en la ciudad, ya fuera por alquiler de esclavos o de los bienes inmuebles, y lograron una pequeña fortuna con eso".

Ese tema me llevó a esta otra investigación por la que se me otorga la beca. Descubrí que estas mujeres habían sido esclavas e indagué cómo lograron hacerse libres. Supe que increíblemente lo consiguieron por medio de la legislación colonial que les daba toda una serie de oportunidades para que ellas pudieran acceder a la libertad y esto amerita un estudio. A veces nos creemos que los esclavos eran seres carentes de inteligencia y muchos de ellos conocían la legislación mejor que sus amos".

El otorgamiento de la beca te entusiasma... "Sí, pero más que entusiasmo siento que es un honor. Es muy estimulante que exista una Fundación que otorgue esta beca.

En tus palabras de agradecimiento te referiste a Don Fernando. "Con mis estudios lo retribuyo a él, que abrió caminos en muchas direcciones que necesitan tener un seguimiento en el tiempo. Por suerte, los archivos y la Fundación están ahí, para poder continuar su obra, y hacerla cada día más profunda y más sólida".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir