Cardiocentro Ernesto Guevara

Introduce el implante de células madre en el tratamiento de afecciones cardiacas

Freddy Pérez Cabrera

SANTA CLARA.— Por primera vez en la historia del Cardiocentro Er-nesto Che Guevara, de Villa Clara, un equipo multidisciplinario inte-grado por especialistas de varias instituciones de salud del territorio aplica un novedoso proceder consistente en el implante de células madre en la zona periférica del infarto, en el contexto de una cirugía de revascularización miocárdica.

Tras cuatro días de operado, el primer paciente que recibe células madre en el corazón evoluciona de manera favorable en la Sala de Cuidados Intensivos del Cardiocentro de Villa Clara.

De acuerdo con la explicación del eminente cirujano cardiovascular, doctor Álvaro Lagomasino Hidalgo, quien estuvo al frente del grupo, la técnica empleada en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca severa, constituye una alternativa viable ante la carencia de órganos para ejecutar el trasplante, principal solución a ese tipo de dolencia, la cual es utilizada solo en instituciones y países con un elevado nivel científico.

Refirió que el paciente beneficiado, Francisco Barrera Palenzuela, residente en Caibarién, tenía antecedentes de infarto y sufría trastornos severos de la función ventricular cardiaca, razón por la cual el equipo médico decidió intervenirlo quirúrgicamente, acto en el cual también se le realizó un trasplante celular autólogo.

Por su parte, el doctor José Luis Aparicio Suárez, jefe del Grupo de Medicina Regenerativa en Villa Clara, quien también encabezó el equipo, explicó que como parte de la intervención, y previo a la realización de la revascularización miocárdica, tuvo lugar la extracción de la médula ósea de la cresta iliaca y el aislamiento de las células madre que fueron inyectadas en la zona del infarto, acción realizada en la Unidad de Investigaciones Bio-médicas de la Universidad de Ciencias Médicas del territorio, centro encabezado por los doctores Vicente Hernández Moreno y Manuel Arce González.

Detalló que entre los beneficios de esta compleja operación está la reducción del tamaño de la escara o cicatriz, producto de la regeneración de los tejidos afectados, a partir del injerto de células madre, además de lograr una mejoría en la perfusión miocárdica y la contractilidad cardiaca.

Con anterioridad, esta técnica ejecutada por vía quirúrgica había sido empleada únicamente en el Instituto de Cardiología de La Habana. En la actualidad, el Car-diocentro villaclareño se prepara para realizarla también a través del cateterismo, proceso que irá incorporándose de manera gradual, explicó el doctor Rosendo Ibar-gollín, vicedirector de Cardiología Intervencionista en la prestigiosa institución.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir