Guantánamo en 26

Pescaguán llena sus redes

JORGE LUIS MERENCIO CAUTÍN

Reynaldo Charroó Portilla tiene bien merecido el sobrenombre de Mago de las clarias. En 2006 inició en Guantánamo el cultivo intensivo de esa especie acuícola. En ese propio año estableció récord de producción para un estanque de una hectárea, con 53 toneladas, y desde entonces mantiene buenos resultados al frente de la Granja Uno de la Zona de Pesca Aleviceba, perteneciente a la Unidad Empresarial de Base (UEB) Pescaguán.

La elaboración de embutidos, nueva línea productiva de la industria.

En criadores como Charroó Portilla se sustentan los logros que hoy exhibe la mencionada UEB, la cual concluyó el primer semestre con la captura de 564 toneladas, de 531 concebidas, y creció en 60 toneladas respecto a igual etapa del año anterior.

Pescaguán, actualmente subordinada a la Empresa Pesquera de Santiago de Cuba, dispone de dos zonas de pesca: la citada Aleviceba (produce larvas y alevines para la siembra en los diferentes espejos de agua del territorio, y también ceba claria y tilapia intensivamente) y Yayaguán, consagrada a la captura extensiva, fundamentalmente de tenca, en represas.

De la producción total conseguida, 285 toneladas las aporta el primero de esos colectivos y 279 el segundo, con una diferencia mínima a favor de Aleviceba, que sobrecumple su plan en 12 % y planifica obtener una captura histórica de 570 toneladas en el año.

Jorge Alberto Yackson Horruitiner, director de Pescaguán, asegura que la producción conjunta alcanzada se debe, sobre todo, a una mejor organización de la tarea, la cual conlleva adecuada planificación, alimentación y selección de los peces en los estanques de acuerdo con su categoría para evitar la depredación, más el cuidado de los espejos de agua por los propios trabajadores, reduciendo drásticamente el delito.

También ha desempeñado un rol principal el elevado sentido de pertenencia de los trabajadores, quienes se acogen a un sistema de pago a destajo que incrementa sustancialmente sus ingresos, agrega Yackson Horruitiner.

No podemos dejar de mencionar —tercia en el diálogo Enerledis Castillo Caraballo, jefe de la Zona de Pesca Aleviceba— el empleo en la alimentación de los peces de los subproductos de la industria acuícola y de parte de los pertenecientes a la Empresa Cárnica, una vez procesados.

LA INDUSTRIA TAMBIÉN AVANZA

La UEB dispone además de un tercer colectivo de producción, dedicado al procesamiento industrial de las diferentes especies. Esa labor transita hoy por un mejor momento gracias a la puesta en marcha en la fábrica de un Proyecto de Desarrollo de Iniciativa Local, que le aportó nueva tecnología y la posibilidad de diversificar los surtidos.

FOTOS DEL AUTOR Más de 280 toneladas de pescado, mayormente de claria, produjo Aleviceba en el primer semestre.

A la elaboración tradicional de masa de croquetas y croquetas conformadas, sus trabajadores ahora suman cuatro tipos de embutidos a base de pescado acuícola: chorizo, mortadella, hamburguesa y perro caliente, renglones estos últimos comercializados en divisa con buena aceptación, según refiere Raúl Savón Wilson, jefe de grupo productivo en Pescaguán.

De acuerdo con Raúl, atrasos en el suministro de los condimentos y las envolturas para los embutidos limitaron durante un periodo la producción de la rejuvenecida industria, con el consiguiente daño a sus ingresos en divisa.

A pesar de ello la Unidad Empresarial de Base, aunando sus resultados conjuntos, totalizó 2,8 millones de pesos de producción mercantil en el semestre, de 2,4 planificados, y vendió 4,9 millones, de 4,2 previstos.

Esta entidad destina su producción, fundamentalmente, a la red de 12 pescaderías existentes en la provincia. Otra cuantía importante la dirige al mercado interno en divisa.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir