Actualizado 6:30 p.m. hora local

Critican en Haití falta de plan para relocalizar refugiados del sismo

PUERTO PRÍNCIPE.— Una decena de organizaciones haitianas criticaron hoy la falta de un plan goblal del gobierno para reubicar en lugares seguros a los 400 mil damnificados que viven en carpas desde el terremoto de enero de 2010.

La plataforma civil, que lanzó este miércoles la campaña internacional Bajo las tiendas, para llamar la atención sobre la situación de los refugiados, reclamó una acción urgente del Ejecutivo y los donantes para resolver el problema de la vivienda en el país.

La campaña pretende además identificar terrenos para construcciones, edificar viviendas y coordinar planes de obra para albergues sociales, anunciaron los organizadores.

A inicios de mes, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) anunció que el número de personas en los campamentos de damnificados descendió a 390 mil, aunque esto no implica, dijo, una mejora en la situación de los refugiados.

De acuerdo con el reporte, actualmente viven en los campos 31 mil haitianos menos que en mayo pasado, cuando la cifra superaba los 421 mil.

La dependencia de Naciones Unidas indicó que la reducción se debe a una combinación de factores, entre ellos, desalojos forzosos, partidas voluntarias y subsidios del gobierno.

Sin embargo, aseguró desconocer dónde se encuentra la mayoría de los haitianos que partieron y si su situación es mejor que en los campamentos.

"Sabemos que mucha gente se ha instalado en carpas en las laderas de las montañas", añadió el vocero de esa organización, Leonard Doyle.

Como total, la OIM estima que 73 por ciento del millón y medio de haitianos contabilizados en los campos una semana después del sismo han abandonado los refugios.

De los 1555 campamentos en julio de 2010, solo quedan 602, mientras entre febrero y abril se cerraron 58 de ellos, indicó el reporte.

De acuerdo con la Red Haitiana de Derechos Humanos las condiciones de vida de los desplazados en los albergues de lona son lamentables, pues abundan las violaciones, los gérmenes y las amenazas de expulsión por parte de los dueños de los terrenos.

Datos de esa organización indican que en cada campo un promedio de 112 personas se benefician de una sola letrina y solo 18 por ciento de esos lugares cuentan con lavatorios de manos y cara.

En otros campamentos, la situación es peor, como en Petit-Goave (sur), donde hay una letrina por cada 141 personas, una ducha por cada 185 y no existe ningún dispensario o centro de salud, afirma la institución civil.

Las cifras estiman además que solo 48 por ciento de los desplazados accede al agua potable.

Las condiciones sanitarias también son críticas en el resto del país, señala la ONU, pues casi dos años después del sismo las calles siguen llenas de escombros, charcos y basura.

Pese a que Naciones Unidas anunció la limpieza de más de la mitad de esos desperdicios, aún quedan por remover más de cinco millones de metros cúbicos de ellos, una cantidad similar a la capacidad de dos mil piscinas olímpicas, según datos oficiales.

Los escombros proceden de los más de 80 mil edificios destruidos con el temblor del 12 de enero de 2010, que dejó 300 mil muertos. (PL)

 
 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir