Actualizado 10:00 a.m. hora local

Indígenas siguen vigilia en espera de diálogo con gobierno boliviano

La novena marcha de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob) mantiene hoy su vigilia alrededor de la vicepresidencia, en espera de que se abran las negociaciones con el Gobierno, indicó Prensa Latina.

Los marchistas, quienes cumplirán mañana dos semanas en esta capital, mantienen sus tiendas de campaña en las cercanías de la vicepresidencia, ante la mirada de miles de curiosos que pasan cada día por el lugar, asombrados por la gran cantidad de niños involucrados en la velada y hasta por la presencia de algunos extranjeros.

Desde el enfrentamiento del pasado viernes con la Policía, cuando los integrantes de la caminata de protesta intentaron entrar a la Plaza Murillo, todo permaneció en paz en el lugar y los marchistas se dedicaron a actividades normales.

Mientras unos descansan en sus tiendas de campaña, en las cuales parece imposible guarecerse de las bajas temperaturas, otros escuchan música desde unos altoparlantes frente a la alcaldía paceña, cuyo inquilino considera que el Gobierno de Evo Morales tiene secuestrados a los indígenas.

Otros preparan alimentos y la mayoría, sentados en las aceras, custodia algún frasco o caja, con ranuras en la parte superior, en la cual piden a todo el que pasa que exprese su colaboración mediante algunas monedas.

Los pequeños insisten ante los curiosos, lo mismo que aquellas mujeres con niños de brazos, a los cuales exponen a enfermedades, sobre todo por las bajas temperaturas del presente invierno, las cuales provocaron ya la muerte de una niña.

A pesar de su actitud aparentemente pacífica, los vigilantes impiden la entrada de los funcionarios al edificio del segundo del Ejecutivo, quienes se mudaron a otro sitio después de encontronazos a comienzos de la vigilia.

Al mismo tiempo, apenas unos metros más arriba, en dirección a la sede del Palacio de Gobierno y la Asamblea Legislativa, efectivos de la Policía resguardan la entrada a la Plaza Murillo, custodiada también por cada una de las otras calles adyacentes.

La víspera, el Gobierno expresó su disposición de dialogar con los dirigentes de la marcha indígena y dejó en manos de los corregidores de las comunidades la decisión de la fecha y la sede del diálogo.

El anuncio, hecho por el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, permite a algunos soñar con la posibilidad de un acuerdo, aunque las posiciones del gobierno y los marchistas se encuentran en polos opuestos.

Los caminantes pretenden la abrogación de la Ley 222 de Consulta Previa a los habitantes del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure, mientras el Gobierno asegura que la Constitución Política del Estado respalda el sondeo.

La encuesta decidirá si se mantiene o no la intangibilidad del Tipnis y si se construye finalmente la carretera entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos, por el interior del referido Parque Nacional.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir