Jorge Fuentes

El Clásico podemos ganarlo

YASIEL CANCIO VILAR

Decir Jorge Fuentes en el espectro del béisbol cubano es sinónimo de triunfo, liderazgo, coherencia de pensamiento táctico y estratégico y amor a la Patria.

Fuentes (San Cristóbal, 1950) es uno de los mentores más ganadores de nuestra pelota, avalado por un palmarés de leyenda: cinco títulos nacionales, cuatro en selectivas, dos cetros mundiales y otros tantos olímpicos, en Barcelona’92 y Atlanta’96.

Su designación como el actual jefe técnico de la selección antillana, brinda tranquilidad y sosiego a los parciales del patio de cara a los venideros torneos foráneos.

"Realmente me siento muy contento y orgulloso por volver a trabajar con el equipo Cuba", expresó durante el reciente periplo por tierras nicaragüenses donde inició sobre el terreno la proyección de la selección nacional, siempre mirando de reojo, cual astuto infante, al III Clásico Mundial en marzo del 2013.

"¿El Clásico? —se preguntó—, claro que podemos ganarlo. La tarea es compleja pero no imposible, en la vida hay pocos imposibles. Hay que trabajar duro, adelantarnos en la preparación, utilizar las nuevas tecnologías, ampliar la gama de estadísticas para el estudio minucioso de los rivales e, incluso, profundizar en las fortalezas y debilidades de nuestros propios jugadores.

"Nunca asumo una tarea sin pensar en la victoria, soy el más optimista de los optimistas", apostilló el imperturbable estratega, líder en triunfos en los certámenes domésticos con 1 517 sonrisas.

"Para elevar el nivel de los cubanos existen distintas vías, una de ellas es topar internacionalmente con equipos de primer nivel, que nos enfrente a situaciones complejas que demanden la búsqueda de soluciones en el rigor del juego", sentenció.

Su próxima parada será el tope contra Estados Unidos, del 5 al 9 de julio próximo, que significará la reanudación de esos enfrentamientos luego de su cancelación unilateral por parte de la USA Baseball en 1996.

Tal compromiso se incluye en el camino hacia el Clásico, y aunque no puede perderse la perspectiva de que una serie de partidos amistosos sirve para realizar modelajes competitivos, lo cierto es que un duelo entre cubanos y norteños será siempre sin concesiones. (PL)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir