Cinco realizaciones sobresalen en Bienal de Cerámica 2012

Virginia Alberdi Benítez

Con la proclamación de sus premios, cinco en total, quedó inaugurada la Bienal de Cerámica, Esculturas, Proyectos e Instalaciones 2012 en el Centro Hispanoamericano de Cultura, ubicado en el Malecón a la altura de Prado, evento que, por iniciativa del Museo Nacional de Cerámica y de su director, Alejandro G. Alonso, estimula tanto las prácticas tradicionales como las rutas experimentales en este tipo de expresión.

Resultaron laureadas las obras Marejada, de Alexis Acanda Fuentes, instalación que se caracteriza por conjugar excelencia técnica con un certero planteamiento espacial; Daños colaterales, de Maité Guerra Reyes, ingenioso despliegue lúdicro de diminutas figuras humanas; Sabor cubano, de Dariel Lozano Pérez, virtuosa realización con referencias a materiales orgánicos e inorgánicos contrastadas en un fuerte volumen; Monumento, de Alberto Rivero Muñiz, consistente aproximación a símbolos y expresiones eróticas; Infinito octogonal, de Lázaro Luperón, proyecto de obra ambiental que reúne tanto la calidad visual indispensable como los requisitos técnicos necesarios para su emplazamiento.

En este último caso, de manera excepcional, la Fundación Ludwig de Cuba apoyará la ejecución del proyecto a lo largo de un año, a fin de que pueda llevarse a efecto.

El jurado estuvo integrado por Alejandro G. Alonso, Rosa Juampere, vicepresidenta de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas; Helmo Hernández, presidente de la Fundación Ludwig de Cuba; el escultor Tomás Lara y el ceramista Gilberto Gutiérrez, que en el propio Centro Hispanoamericano de Cultura exhibe la muestra personal Quinteto de La Habana.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir