Lograr el alimento animal “en casa”, propósito que no debe dejarse para mañana

Comida verde para garantizar la leche

JUAN VARELA PÉREZ
juan.pvp@granma.cip.cu

Foto: Jorge Luis GonzálezLa insuficiencia alimentaria del ganado vacuno es una costosa carga que frena, desde hace años, la producción lechera, y de la cual Mayabeque no sale ilesa.

El "síndrome" de esperar por el barco que trae materia prima para elaborar el pienso, adquirida a un alto costo en el mercado internacional, "impide" sembrar a pocos metros de distancia de las propias unidades, con inversión mínima, un nutritivo "menú".

Y es que no todos los colectivos prevén las áreas para las siembras de caña y king grass, el llamado y económico pienso criollo.

Aunque hay ejemplos alentadores en unidades de San José, Genética del Este y Nazareno, en el 2011 la provincia tampoco escapó al casi generalizado mal del bajo rendimiento lechero, y que se refleja en los incumplimientos de contratos y pocos litros por vaca en ordeño.

En la unidad 0’4 de la granja Zenén, en la empresa Valle del Perú, trabajadoras como Gladys Páez reconocen que esto demanda esfuerzo y muchas horas de trabajo sin acudir a otro personal que no sea el interno.

Por eso consideran injustificada la diferencia entre algunas unidades y señaló: "Los cuatro que aquí laboramos, junto a nuestras tareas normales, tenemos la inviolable misión de asegurar ese alimento". Si esto no se concreta, cada vez será menor el cumplimiento del plan y mayor el déficit de leche, que habrá que cubrir con costosas importaciones.

Utilizar mejor los recursos

La provincia aplica variantes en sus unidades lecheras para no repetir el saldo negativo del año anterior, cuando entregó 118 mil 500 litros de leche menos.

Néstor Lorenzo Betancourt, especialista del tema en la provincia, explicó que la organización y el empleo de los medios y recursos constituyen la esencia para desbrozar un camino que continúa siendo espinoso.

El medidor para saber el alimento disponible es lograr, por cada animal, dos cordeles de caña e igual número de king grass. Mayabeque, en cambio, no llegó en el 2011 siquiera a un cordel por cada uno.

La gravedad radica en que ese era el alimento para suministrar a los animales en los meses previos a la lluvia este año. Mas la cuenta falló y la comida verde suministrada en el periodo, mezcla de energía y proteína, no cubrió las demandas.

Cita como elemento adverso, el enfrentar la sequía sin reservas y la rehabilitación de los pastos ubicados en suelos muy duros, acentuados por la larga sequía extendida hasta mayo.

A partir de las más recientes precipitaciones aumentó la humedad, lo cual facilita que las reses dispongan de suficiente agua, alimento fresco y directo, así como poder ensilar para los tiempos de sequía.

Transformar el panorama de hoy, tenso y riguroso, comienza por lo mucho que debe hacerse en la preparación de la tierra y en la siembra.

Empresas pecuarias genéticas como la Valle del Perú, del municipio de San José, inaugurada por el Comandante en Jefe Fidel Castro en 1968, demuestran que es posible impedir los atrasos, y para ello dedican casi 20 mil 700 hectáreas a plantaciones de caña y king grass.

Hace un lustro que esta entidad le vende al estado la leche contratada y en los primeros cuatro meses del año entregó 261 mil litros más que en igual etapa del 2011.

José Pérez Benítez, director, afirmó en diálogo con Granma que allí laboran para terminar septiembre con la siembra de 2 652 hectáreas de ambos alimentos y garantizar la atención sistemática de esas plantaciones.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir