Desde Haití

El cólera insiste en Haití

AMELIA DUARTE DE LA ROSA,
enviada especial

Haití aún es víctima del cólera. La epidemia que se desató en octubre del 2010 y quitó la vida a más de 7 000 personas, se encuentra vigente en fase de endemia en todo el país. Con la actual etapa de lluvia, las agencias de prensa vociferan un rebrote de la enfermedad; sin embargo, el comportamiento que hoy tiene el cólera es exactamente lo que se había pronosticado.

Foto: Juan Diego Nusa PeñalverEn lugares donde no hay una infraestructura sanitaria adecuada como en Haití, el cólera permanece de forma endémica durante muchos años.

Según explica el doctor Lorenzo Somarriba, jefe de la Misión Médica cubana, "la fase endémica cursa con brotes epidémicos locales, pues la bacteria vibrio cholerae está circulando, pero la enfermedad se comporta según el pronóstico. De enero a abril, en la estación seca, se reportó un número de casos muy bajo, a partir de mayo comenzaron las lluvias y se incrementó el número de personas contagiadas".

No obstante —manifiesta—, los cables de prensa manejan cifras de hasta 200 mil casos para lo que resta de año y es una sobrestimación, eso sería la mitad de lo que se tasó para el primer año de la epidemia. La endemia significa que la enfermedad se mantiene a lo largo del tiempo en un nivel estable, incluyendo variaciones estacionales. Sobre la base de la historia natural en lugares donde no hay una infraestructura sanitaria adecuada como en Haití, el cólera permanece de forma endémica durante muchos años, aclara el galeno.

A la par, datos de la Organización Panamericana de la Salud apuntan que el aumento global de casos es lento pues ha llovido, pero no como en años anteriores. La enfermedad, que se adquiere principalmente a través del agua y alimentos contaminados, se encuentra hoy estable, con tendencia al aumento de casos debido a la permanencia de factores de riesgo.

En el país caribeño solo el 2 % de la población tiene acceso al agua potable, no existe un sistema adecuado de saneamiento básico ambiental y las fuentes de aguas superficiales están contaminadas. A esto se unen el alto índice de pobreza, la malnutrición, la tuberculosis y el VIH/SIDA, enfermedades que aumentan el riesgo de contagio.

Por ello, aun cuando la tasa de letalidad acumulada de la Brigada Médica Cubana (BMC) continúa estable —en el año en curso no se registran fallecidos—, la brigada está preparada para enfrentar cualquier caso de contagio y realizar el control focal con sus grupos de pesquisa activa.

En la sala situacional de la BMC, donde trabaja un grupo de especialistas de alto nivel y con conocimiento minucioso del cólera, se monitorean todos los posibles casos que llegan a las posiciones con presencia de la brigada cubana, expone Somarriba. "La brigada tiene fuerzas y recursos para tratar la enfermedad. Contamos con 33 sitios centinelas para la vigilancia, 30 unidades de tratamiento del cólera y dos centros activos preparados para recibir, atender y reportar los casos. Las enfermedades diarreicas agudas hoy están en el tercer lugar del cuadro de padecimientos transmisibles y dos departamentos reportan las mayores tasas, Artibonite y el Norte. Donde hay un caso, le aplicamos la encuesta epidemiológica y actuamos rápidamente con todos los contactos.

"Cualquier especie biológica es muy difícil de eliminar, actualmente existe un programa entre las autoridades de los gobiernos haitiano y dominicano para erradicar el cólera en un periodo de diez años en la isla La Española, es decir, que no circule el V. cholerae", explicó.

De todas formas, el número de fallecidos estará en relación con la prontitud o no con que se haga el control focal en cada caso, razón por la cual la atención diferenciada y permanente de nuestros colaboradores está dirigida al cólera, afirma. "Nosotros seguimos distribuyendo las tabletas de cloro para potabilizar el agua, haciendo las pesquisas y brindando labor educativa. Gracias a ello, los haitianos tienen hoy conocimiento de la enfermedad y de cómo evitarla".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir