A “lomo” de carahata

PASTOR BATISTA VALDÉS

Experiencias como las que diariamente tienen lugar en la oriental provincia de Las Tunas, confirman que, en lo que a recuperación ferroviaria se refiere, la mirada del país no está ajena a las ventajas económicas y sociales que también reportaría vigorizar ese legendario medio de transporte en la ramificación local.

Foto del autorEste transporte es fundamental para miles de familias que residen en apartadas zonas del territorio.

Tal vez el ejemplo más elocuente esté en el tesón con que los tuneros mantienen sobre rieles unos 24 medios "ligeros", conocidos popularmente como carahatas o ferrobuses, destinados a la transportación de pasajeros hacia zonas intrincadas de la geografía, donde el pésimo estado de los caminos, la llegada de las lluvias, la falta de neumáticos y otras adversidades naturales y materiales tornan muchas veces imposible el acceso en vehículos automotores.

ALIVIO SOBRE RIELES

"Esta provincia se destaca por la cantidad de medios de ese tipo que tiene en activo, y ojalá todas contaran con suficiente parque para enfrentar las necesidades que plantea la transportación de pasajeros y de mercancías hacia zonas rurales", afirma Carlos Jesús Torres Matos, subdirector de operaciones de la Empresa Provincial de Transporte.

De acuerdo con las estadísticas, más de 125 mil personas se trasladan cada mes por esa vía para recibir asistencia médica, adquirir productos de primera necesidad, visitar a familiares o enfermos, cumplir sus deberes laborales y satisfacer otras urgencias.

Las bondades del carahata, que aquí cubren 31 rutas, incluyen el servir de alternativa para el traslado de cientos de escolares temprano en la mañana, para que pediatras y otros especialistas puedan llegar regularmente hasta unidades de salud y hospitales como el de Salgacero (entre recónditos macizos cañeros) e incluso para que durante el verano numerosas familias puedan viajar hasta playas y otras instalaciones recreativas.

Luego de 26 años como motorista autocarril de ferrobuses en la base de Vázquez, Ramón Santiesteban Peña afirma orgulloso: "Son carros muy nobles, tienen más de 25 años y siguen rodando gracias a un tremendo esfuerzo; el equipo mío fue reparado en Cárdenas y ha quedado muy bueno. Nadie imagina la cantidad de situaciones que las personas resuelven diariamente gracias a estos medios".

MÁS RAZONES PARA EL REMOLQUE

A Albio Rodríguez Romero, subdirector técnico, le brilla la mirada cuando habla de los seis motores nuevos que la provincia recibió: dos de ellos funcionando ya en Colombia y uno en Puerto Padre; mientras se trabaja en el montaje de los tres restantes.

Antes de irrumpir el periodo especial Las Tunas llegó a contar con 156 equipos y una apreciable cantidad de remolques para el traslado de productos y mercancías. A pesar del descenso cuantitativo de esos medios, la llegada de la cuota familiar normada hasta muchas bodegas rurales sería un verdadero dilema sin la existencia de ellos.

Estudios de factibilidad, que armonizan con orientaciones nacionales, indican que con cierto refuerzo en equipos tractivos y remolques, esta provincia podría transportar unas 245 toneladas de mercancías cada mes hacia puntos de muy difícil acceso (además de incrementar las cifras de pasajeros) con la correspondiente repercusión social y económica de esos servicios.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir