Sancti Spíritus

Laboran en recuperación de ramales dañados

Juan Antonio Borrego

Escenas de rieles retorcidos, vías en esqueletos, alcantarillas desgranadas río abajo y socavaciones "sin fondo" reflejan el estado actual del ferrocarril que une a la ciudad de Trinidad con el poblado de Méyer, en el macizo montañoso del Escambray.

Foto: Cortesía de FerrocarrilesEn una verdadera montaña rusa quedó convertido el ferrocarril Trinidad-Méyer, en zonas del Escambray.

Los operarios que vienen recorriendo la línea traviesa a traviesa, desde que amainó el temporal de la pasada semana, se confiesan incrédulos ante cada "descubrimiento" en una obra emblemática de la ingeniería cubana, reconocida tanto por la osadía de los hombres que hace casi un siglo decidieron atravesar la cordillera del centro del país con arrias de mulo y grúas de vapor, como por los valores paisajísticos que revela cada travesía.

Para reducir los perjuicios que ya sufren los pobladores de las comunidades de Manaca Iznaga, Condado, Río Ay, Guachinango, Los Coquitos y sobre todo Méyer, asentamiento este último que no dispone hoy de otra vía de comunicación, en la zona se trabaja en la evaluación técnica de los daños, pero hasta ahora no ha sido posible iniciar el necesario riego de balasto.

Además de la magnitud de las afectaciones, la situación se torna todavía más compleja porque desde 1988, fecha en que una crecida similar a la de estos días arrasó con el puente sobre el río Agabama, dicho ramal quedó aislado del resto del sistema ferroviario del país, lo que imposibilita trasladar por este medio los materiales y equipos que se requieren para enfrentar los trabajos de recuperación.

Mariesky Rodríguez, delegada de Ferrocarriles en Sancti Spíritus, indicó que el ramal se mantiene intransitable y se evalúa la posibilidad de trasladar por carretera el material de relleno, a pesar de que para llegar hasta la zona de Maguas (Kilómetro 17) se precisa la construcción de un vial de casi 1 000 metros de longitud.

Sobre los restantes daños explicó que, de acuerdo con los trabajos que vienen acometiéndose, otros ramales como Zaza del Medio-Siguaney y Zaza del Medio-Tunas de Zaza, este último afectado a partir de Guasimal, pudieran comenzar a prestar servicios entre los próximos cinco y diez días, toda vez que se trata de daños menores como deslizamientos y erosión de las vías.

En relación con la Línea Norte o Línea de Tarafa, que une a Santa Clara y Nuevitas a través de las provincias de Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y Camagüey, se reportó un daño en un puente de la localidad de General Carrillo, que pudiera quedar resuelto en menos de una semana.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir