Actualizado 12:05 p.m. hora local

Rousseff destaca avances en lucha contra la miseria

La presidenta Dilma Rousseff destacó hoy que 700 mil familias pobres fueron detectadas y ya reciben los beneficios del plan Brasil sin Miseria, que esta semana cumple un año de lucha contra la pobreza extrema en este país, refirió Prensa Latina.

En este primer año, el mayor esfuerzo fue localizar esa población que, a pesar de tener derecho, aún no recibía los beneficios del programa y ya encontramos 700 mil familias viviendo en la miseria tanto en zonas rurales, urbanas y bosques, apuntó Rousseff en su habitual programa radial de los lunes Café con la presidenta.

"Con Brasil sin Miseria estamos enfrentando el desafío de acabar con la extrema pobreza en el país. Ese es el compromiso de mi gobierno, un compromiso que significa garantizar renta, mas también, garantizar salud, alimentación, agua potable, educación y calificación profesional", precisó la mandataria.

Indicó que el plan Brasil Cariñoso, recientemente presentado y que forma parte de Brasil sin Miseria, está destinado a los menores de seis años y aseguró que en su gobierno -concluye en diciembre de 2014- van a sacar de la extrema pobreza a todos los infantes en esa franja etaria.

Ya sobre el resto de la población que vive en esas condiciones, la Presidenta sostuvo que para ayudarlos a salir de la miseria, el gobierno tiene diferentes proyectos de formación profesional, en cursos gratuitos para esas personas de baja escolaridad, pero que quieren aprender una profesión para obtener mejor salario.

"Ya tenemos 89 mil matriculados en cursos de jardinero, mecánico, azulejeador, pintor y varios más. Un dato interesante es que 70 por ciento de esos cupos fueron cubiertos por mujeres, quienes están buscan nuevas oportunidades en el mercado de trabajo, incluso en actividades que antes eran dominadas por hombres", señaló.

No obstante esos avances, la Presidenta brasileña aseveró que aún resta mucho por hacer para dar más oportunidades para todo el pueblo. "Es un gran desafío, pero estoy feliz por ver que la erradicación de la miseria ha contado con la colaboración de todos".

Tanto los gobiernos estaduales y municipales, como los empresarios y la sociedad se están movilizando porque "el Brasil que nosotros queremos es un país que solo será rico, solo sera un país cada vez más fuerte si fuera un país con oportunidades para todos los 190 millones de brasileños y brasileñas", subrayó Rousseff.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir