Oncena Bienal de La Habana

Gráfica callejera a lo MAC

Virginia Alberti Benítez

Entre tantas y tan variadas propuestas artísticas, la Oncena Bienal de La Habana también hizo espacio a la muralística callejera, mediante la presencia del artista El MAC.

Detrás de ese pseudónimo se halla Miles McGregor, un creador nacido en la ciudad norteamericana de Los Ángeles que pese a su juventud goza de un notable reconocimiento en su especialidad.

El MAC es heredero de la tradición artística popular de las comunidades mexicanas transplantadas a los territorios que Estados Unidos usurpó a sus antepasados, a la vez que ha recibido la influencia del pop, corriente que asimila, sin embargo, de una manera oblicua. Incluso puede asegurarse que hay evidentes guiños a las composiciones de clásicos como Vermeer o Caravaggio, más tenebrista en ciertos giros de sus realizaciones.

En La Habana trabajó sobre paredes de la calle G, en el corazón de El Vedado. Particularmente impactante, por el volumen y la expresión del semblante y gesto humanos representados, es la imagen que cubre uno de los laterales de la intersección con la calle 15.

Es interesante en nuestro contexto observar y reflexionar en torno a lo que nos muestra El MAC: la gráfica en la vía pública es en su caso un modo de hacer válido y responsable, un acto de confrontación y comunicación, una afirmación de identidad.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir