Niños y gatos en la Maestranza

VIRGINIA ALBERDI BENÍTEZ

En un evento como la Oncena Bienal de La Habana abierto a la interacción con los habitantes de la ciudad, no podía faltar un espacio dedicado a los niños.

Foto: Yander ZamoraY ese momento tuvo lugar en el parque de la Maestranza, frente a la Avenida del Puerto, en el centro histórico capitalino, donde el sábado en la mañana decenas de pequeños respondieron a la invitación de la artista camagüeyana Ileana Sánchez Hing, para que dieran rienda suelta a la imaginación pintando y dibujando gatos.

Al conjuro de las inefables canciones de Teresita Fernández y con la participación de una legión de los talentosos niños actores de La Colmenita, los aparatos de juego del sitio fueron rodeados de felinos de todos los colores y trazas, tal como Ileana había prefigurado su acción plástica.

La artista en su Camagüey cuenta con una fecunda experiencia en la ambientación de espacios dedicados a los niños y en el fomento de prácticas de iniciación estética.

Ileana es de las que defiende la necesidad de que el mejor entrenamiento visual nace de la confianza y la participación. El juego, el entretenimiento y la creación constituyen para ella una triada inseparable.

Trabajar con y para los niños en su caso no es una actividad secundaria en su carrera artística, donde, por yerto, clasifica como una de las mejores retratistas cubanas de la actualidad. Es un compromiso estimulante.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir