Detrás de la noticia

Intromisiones inaceptables

De visita en la nororiental ciudad de Kolkata, la Secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, reconoció las potencialidades de la India como nación, pero acotó enseguida lo que para ella son tareas pendientes: incrementar las inversiones extranjeras directas en el sector minorista, terminar de una vez con el diferendo indo-bangladeshí, y... limitar las compras de petróleo a Irán.

Hillary llegó a la India con sus consejos y recetas.

Para la jefa de la diplomacia estadounidense, este último tema es uno de los deberes de la India como parte de la comunidad internacional. "Estados Unidos desea ver un mayor descenso en la compra del petróleo iraní, en tanto hay otros suministradores capaces de cubrir sus necesidades energéticas como Iraq o Arabia Saudita", enfatizó.

Ante un auditorio compuesto fundamentalmente por estudiantes, Clinton subrayó la necesidad de presionar a Teherán para que revise su política nuclear, a la que Occidente atribuye fines militares, y aseguró que el papel de países como India es clave para conseguir aquel objetivo.

Irán es "un régimen marcado por una historia de comportamientos agresivos y no pienso que se pueda negociar con los agresores cediendo espacio ante ellos", comentó sin dejar de apuntar que Israel —su aliado incondicional en Oriente Medio—, estaba muy preocupado ante la posibilidad de que un dirigente iraní pueda en el futuro usar una bomba nuclear con consecuencias devastadoras. ¿Acaso olvidó que Estados Unidos ha sido el único país en utilizar armas atómicas para someter a otros, como en Hiroshima y Nagasaki?

Con su acostumbrado cinismo político, la funcionaria no pasó por alto una cuestión fundamental: que Washington apuesta por una "solución pacífica" a la crisis y que se han hecho esfuerzos para ayudar al pueblo iraní. De nuevo. ¿Qué paz? ¿Qué ayuda?

Lejos de eso, Estados Unidos continúa entrometiéndose en los asuntos internos de la nación persa. Y ahora también se inmiscuye en asuntos que los indios consideran estrictamente nacionales, tal como ha denunciado el Buró Político del Partido Comunista de India-Marxista, que calificó de intrusión inaceptable las opiniones de Clinton. (Claudia Fonseca Sosa)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir