Grand Prix de Montreal

Guerra y Aguirre ajustados desde las alturas

Harold Iglesias Manresa

Estamos acostumbrados a verlos brillar desde los diez metros pero sobre todo en la modalidad sincronizada. Calidad y técnica poseen suficiente para lograrlo individualmente y eso hicieron los plataformistas José Antonio Guerra (524,10 puntos) y Jeinkler Aguirre (457,60), al comandar la semifinal A de la plataforma individual para hombres en el Grand Prix de clavados de Montreal.

Guerra evidenció franca recuperación y enfoque en su preparación olímpica, al superar nuevamente la respetable cifra de 500 unidades, —antes había culminado segundo en preliminares con 459,60, detrás del chino Qiyuan Hu (482,05)—, apoyado en una ejecución con tres calificaciones de diez, dos de 9,5 y otras tantas de 9,0.

Jeinkler mejoró significativamente los 405,60 que lo colocaron octavo en la clasificatoria, relegando a la tercera plaza al anfitrión Riley McCormick (450,00). El malayo Bryan Nickson (483,75) se ubicó a la vanguardia de la semifinal B, acechado por el brasileño Hugo Parisi (470,50) y el mexicano Andrés Villarreal (469,15). Precisamente el último boleto a la final en ese apartado lo consiguió Hu (453,20) muy inferior a sus 482,05 precedentes.

Las locales Emilie Heymans (333,10) y Pamela Ware (327,75) lideraron las semifinales del trampolín femenino, ante la ausencia de las principales exponentes del gigante asiático.

Hoy nuestros ornamentalistas, de mantener su nivel, pudieran concluir con preseas individualmente, mientras en el adiós mañana la plataforma sincronizada les deparará otro festín.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir