Guantánamo y su primavera musical

LEONARDO GELL

Guantánamo acogió este abril la VI Temporada Conciertos de Primavera que organiza la filial de la Asociación de Músicos de la UNEAC en esa oriental provincia. El evento, que ha reunido durante estos años a músicos de Cuba y otras partes del mundo —fundamentalmente europeos—, se ha ganado un lugar importante en el panorama de la llamada música de concierto, gracias a la incansable labor del flautista y pedagogo Axel Rodríguez.

Este experimentado intérprete guantanamero decidió proyectar su carrera artística desde esa ciudad y se ha convertido en un músico de referencia a partir de sus constantes participaciones en festivales realizados en toda la isla. Es por ello que no asombra a quienes llegamos por vez primera a los Conciertos de Primavera, la atinada programación artística, donde jóvenes talentos locales comparten con intérpretes adentrados en estas lides, mostrando repertorios bien seleccionados que abarcan casi la totalidad de los periodos relevantes de la historia musical. En ello he de mencionar también la asesoría del compositor Adriano Galliussi, sin duda, un puntal imprescindible para lograr esta coherente propuesta.

En la concluida edición repitieron su visita los integrantes del dúo camagüeyano A Piacere, integrado por la pianista Lourdes Cepero y el contrabajista Ariel Negrín, quienes vienen aportando un trabajo de excelencia en el redescubrimiento de un repertorio escasamente difundido en nuestro país como el de estos dos instrumentos en conjunto. Así también lo hicieron los jóvenes pianistas habaneros Darío Martín y quien escribe esta nota en su recital, a cuatro manos, Mirada al siglo XX, con estrenos y segundas audiciones en Cuba de obras compuestas por Alfredo Casella, Görgy Ligeti, Serguei Prokofiev, Igor Stravinski y Marvin Camacho.

Entre los anfitriones debemos citar al propio Axel Rodríguez, cuya presentación en solitario versó en torno a la música actual. Especial mención merece su ejecución de la Sonata para flauta sola, de Leo Brouwer, donde mostró un manejo eficaz del fraseo como premisa para construir coherentemente su discurso interpretativo. Otros guantanameros presentes fueron el Conjunto de Guitarras, el Coro Voz Tempo, el Quinteto de Saxofones Conatos, el Dúo Fratelli y los noveles Danne Brown (contrabajista), Aimeé Quevedo (pianista) y Carlos Miguel Prieto (flauta), este último ganador del Gran Premio del Concurso de Interpretación UNEAC 2011 en la provincia.

Una grata sorpresa fue encontrar en Guantánamo la sala de conciertos Antonia Luisa Cabal (Tusy), recién inaugurada gracias a la gestión de las instituciones que dirigen la provincia. Dotada de excelentes condiciones para acoger presentaciones musicales de pequeño formato, ha de ser tomada por el Centro Nacional de Música de Concierto y el Instituto Cubano de la Música como un punto estratégico en el interior del país.

Fundamentalmente por desconocimiento, solemos tener los eventos capitalinos casi como la única expresión artística de trascendencia nacional. Sin embargo, la Temporada Conciertos de Primavera nos alerta ante esta inquietud. Guantánamo debe escapar de la visión geográficamente distante y alzarse como plaza ya preparada para situarse entre las primeras del país. La materialización de este deseo depende de todos.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir