Rehabilitación al servicio de la prevención de salud

LISANDRA FARIÑAS ACOSTA

Alcanzar una mayor eficiencia y calidad de los servicios, y concebir un sistema de asistencia médica sostenible son los objetivos de las transformaciones acometidas en el último año en el sector.

El Programa de Rehabilitación Integral contribuye a mejorar la calidad de vida de la población.

Precisamente el perfeccionamiento de la atención primaria ha sido prioridad, por constituir el primer vínculo de los pacientes con el sistema de salud pública. En este sentido, no solo se ha trabajado en el programa del médico y la enfermera de la familia, sino en el desarrollo de la autorresponsabilidad en los individuos en el cuidado de su salud.

Ante el envejecimiento poblacional los servicios de rehabilitación cobran vital importancia. Si bien existen en los tres niveles de atención, su presencia en la comunidad es fundamental.

Con un enfoque multidisciplinario que garantice el bienestar y la calidad de vida de la población se ha implementado en el país una red de rehabilitación; perfeccionada mediante un programa integral.

La doctora Maritza Leyva Serrano, jefa del Programa Nacional de Rehabilitación del Ministerio de Salud Pública, explicó a Granma que la Atención Primaria cuenta hoy con 424 servicios de rehabilitación y 38 extensiones. "En aquellos policlínicos que se compactaron porque había un número muy pequeño de habitantes o porque estaban muy cercanos unos a otros, el servicio de rehabilitación permaneció.

"A ello se suman unas 1 582 áreas o salas de televisión en la montaña o en zonas rurales con un número pequeño de habitantes, donde se combinan desde el año 2006 las actividades culturales y recreativas con este servicio médico; que tiene como premisa prevenir la discapacidad, además de la rehabilitación en sí", agregó.

"Lo que se quiere —señaló la también especialista en Medicina Física y Rehabilitación— es lograr que la persona pueda recibir una atención temprana y oportuna, y reducir factores de riesgo que potencian hoy el aumento de las enfermedades crónicas no trasmisibles".

Para ello, en las salas de rehabilitación funciona una consulta para atender el tabaquismo en el área de salud y a la que puede asistir cualquier paciente.

De ahí que el médico y la enfermera de la familia trabajen de conjunto con los servicios de rehabilitación en aras de controlar esta adicción, desencadenante entre otros padecimientos del cáncer de pulmón.

Asimismo, desempeñan un papel esencial en el fortalecimiento de programas comunitarios encaminados a la rehabilitación domiciliaria, donde se le enseña al paciente cómo enfrentar las barreras arquitectónicas, y así prevenir fracturas de cadera en los adultos mayores.

La doctora Leyva Serrano especificó que otras especialidades brindan asistencia en estas salas como la medicina física y rehabilitación, la defectología, podología, logofono-audiología, consejería nutricional, terapia y cultura física.

"Con todo este recurso humano podemos mejorar la calidad de vida de la población cubana y cambiar estilos de vida", subrayó la especialista; quien hizo un llamado a aprovechar mejor los servicios no explotados lo suficiente como la consejería nutricional y la orientación de ejercicios para la psicoprofilaxis del parto.

El Lineamiento 159 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución convoca a fortalecer las acciones de salud en la promoción y prevención para el mejoramiento del estilo de vida, que contribuyan a incrementar los niveles de salud de la población con la participación intersectorial y comunitaria. El programa de Rehabilitación Integral de salud debe ser en este propósito piedra angular.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir