Actualizado 2:45 p.m. hora local

Conservatorio Tchaikovsky disfruta de experiencia de Frank Fernández

POR ANTONIO RONDÓN GARCÍA

MOSCÚ. — El Conservatorio Tchaikovsky disfrutó de la experiencia del maestro del piano cubano Frank Fernández, quien ofreció una clase magistral en un gesto que reconoce hoy el desarrollo de la música de la isla y Latinoamérica.

Tras el éxito de su actuación en la Gran Sala del referido conservatorio ante unas dos mil personas, incluida una veintena de diplomáticos acreditados en esta capital, el también compositor y pedagogo mostró las interioridades de la obra de Ludwing van Beethoven.

El maestro cubano compartió vivencias y abrió matices del segundo y quinto concierto del afamado compositor alemán, más allá de la técnica tradicional del piano, para exigir drama, sentimiento, esperanza e interrogantes que plantean esas obras para piano y orquesta.

Al referirse a la clase magistral, Viktor Marzhanov, quien fuera profesor de Frank Fernández y leyenda viviente del Conservatorio Tchaikovsky, estimó que su alumno debía repetir clases magistrales cada año en la cuna de la mejor escuela de piano del orbe.

Por su lado, el maestro cubano declaró a Prensa Latina que fue de gran emoción el haberse atrevido a impartir clases a pianistas virtuosos como el graduado del Conservatorio Andrei Alexandrovich y al alumno del tercer año Vladimir Sishkov, del mencionado centro.

Nunca pensé que en la mejor escuela de piano del mundo fueran a calificar de brillante, como lo hizo Marzhanov, a una clase de un cubano, de un latinoamericano, confesó Fernández.

La clase magistral ha sido como una nueva graduación en mi vida, como si hubiera recibido un Doctor Honoris Causa, o un premio. Esto significa un reconocimiento no solo a Frank Fernández, sino a la joven escuela cubana de piano, destacó.

Sin dudas, subrayó, esta clase también es un reconocimiento tácito internacional de que la enseñanza del piano en Cuba, no solo por sus alumnos laureados, sino por sus profesores, ocupa un lugar cimero, pues estamos en la escuela más fuerte del mundo en enseñanza de piano.

Más aún, después de haber interpretado el segundo concierto de Serguei Rajmaninov, el haber sido el primer latinoamericano en ser invitado para dar aquí una clase magistral de piano y los elogios recibidos constituye un reconocimiento para la cultura cubana. (PL)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir