Frank Fernández en el conservatorio Chaikovski

A sala llena y con larga ovación

MOSCÚ.— En una colmada Gran Sala del Conservatorio Chaikovski, en Moscú, el maestro cubano Frank Fernández ratificó el último jueves el virtuosismo mostrado en sus más de 40 años de vida artística.

Como declaró a Prensa Latina poco antes de iniciar sus ensayos junto a la Orquesta Sinfónica de Moscú, dirigida esta vez por el holandés Arthur Arnold, el Concierto no. 2 para piano de Serguei Rachmaninov, "es la pieza más rusa y la más conocida del gran compositor".

El público guardó silencio por casi 40 minutos, hasta sonar el último acorde, cuando rompió en aplausos para agradecer la interpretación que fue un verdadero reto, como confesó el pianista.

La actuación del maestro cubano formó parte del programa de reinauguración de la remozada Gran Sala del referido conservatorio, cuna de una de las mejores escuelas de piano del orbe.

Ante unos 2 000 espectadores, entre los cuales estuvieron representantes del cuerpo diplomático acreditado en Rusia, el pianista se esmeró en comunicar a plenitud el espíritu romántico de la partitura.

En su momento, señaló que tocar en este país una pieza de Rachmaninov, como la mencionada, constituía una deferencia hacia la escuela de piano de Cuba.

Otro hito de la actual visita de Fernández quedó registrado al ofrecer este una clase magistral a alumnos aventajados del conservatorio.

La lección se concetró en las particularidades interpretativas de los conciertos para piano y orquesta, de Ludwig van Beethoven.

"Desde hace varios años —comentó Fernández—, mi maestro y leyenda viva de la escuela de piano ruso, Viktor Marzhanov, quien está a punto de cumplir 93 años, me pidió dar una clase magistral, aunque confieso que me tomó por sorpresa la petición para hacerlo en esta ocasión".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir