Actualizado 5:45 p.m. hora local

Nicaragua a punto de lograr meta de inserción escolar

Nicaragua incorporó a más de millón 600 mil niños y adolescentes al presente curso escolar y continúa la captación antes de cerrar matrículas a fines de este mes, informó hoy el gobierno.

Hasta el momento están inscritos el 97 por ciento de los posibles educandos y se espera que para el 31 de marzo la cifra total ascienda a un millón 660 mil, indicó Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, reporta Prensa Latina.

Según explicó a la prensa el viceministro de Educación José Treminio, dependencias institucionales y organizaciones sociales realizan visitas a los hogares a fin de lograr la incorporación de los menores, como elemento esencial para frenar la reproducción de los rezagos en términos de instrucción.

Participan en ese esfuerzo Consejos Locales de la Educación, integrantes de la federación de estudiantes de secundaria, la Juventud Sandinista 19 de Julio, las Promotorías Solidarias, maestros y padres de familia, destacó el funcionario.

Trabajamos para que cada día tengamos menos niños fuera del sistema de enseñanza; ese es el compromiso y podemos cumplirlo, estimó el experto.

Con la participación del presidente Daniel Ortega, el país inauguró el pasado 13 de febrero el año lectivo desde Preescolar hasta Secundaria, en condiciones comparativamente mejores por la reparación de escuelas, la distribución de insumos para garantizar la merienda, así como de útiles escolares y zapatos a alumnos en desventaja económica.

A partir de 2007 el Estado estableció la gratuidad de la enseñanza, pero sin el desarrollo simultáneo de diversos programas sociales hubiera sido imposible la incorporación masiva a clases, refirió el estadista.

Programas como Hambre Cero, con más de 100 mil mujeres atendidas, permitió a igual número de familias disponer de animales e insumos para la producción de alimentos y obtener ingresos por ventas, ilustró el dignatario.

Ello deriva en beneficios para la educación de los niños y jóvenes sobre todo en el campo, donde resulta evidente que no basta el acceso sin costo alguno a la educación, porque la pobreza obliga a muchos padres a incorporar a sus hijos al trabajo en vez de enviarlos a los colegios, refirió el gobernante.

Una familia de escasos recursos se ve obligada a decidir a cuáles de sus muchachos manda a la escuela y cuáles deben empezar a trabajar, un conflicto que aumenta cuando se trata de continuar la Secundaria, el bachillerato o en las universidades, consideró.

En el acto de apertura del curso escolar, Murillo subrayó la necesidad de perfeccionar la educación en pro de avanzar en el combate contra la pobreza y en la construcción de un modelo de desarrollo cristiano, socialista y solidario.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir