Actualizado 10:00 a.m. hora local

Parlamento israelí pretende homologar a hooligans con palestinos

El parlamento israelí aceptó debatir una propuesta que aboga por castigar a quienes desaten violencia en partidos de fútbol del mismo modo que son reprimidos los activistas de la resistencia palestina, denunciaron hoy activistas locales.

La controversial propuesta la hizo el diputado derechista Alex Miller, presidente del comité de Deportes, Cultura y Educación de la Knesset (órgano legislativo de Israel), con el alegado fin de detener la violencia o hooliganismo entre los aficionados.

Concretamente, se debería remitir a los fanáticos violentos al régimen de detención administrativa, según la idea del legislador afiliado al partido ultraortodoxo Yisrael Beitenu, un aliado de la coalición que encabeza el Likud del primer ministro Benjamín Netanyahu.

Miller hizo alusión al sistema de detención arbitraria que permite encarcelar por un período indefinido y sin acusación, concebido por antiguas autoridades británicas y que el régimen sionista utiliza contra los palestinos opuestos a la ocupación de su territorio.

El tema debe ser discutido en una reunión de su comité en presencia del ministro israelí de Seguridad Pública, Yitzhak Aharonovitch, y del presidente de la Asociación de Fútbol de Israel, Aviv Luzon, según el rotativo The Jerusalem Post.

El titular de la referida comisión de la Knesset se refirió de forma oportunista a los sucesos de comienzos de febrero en el estadio egipcio de Puerto Said, donde murieron 74 hinchas al término de un partido entre el equipo Al-Masry, de aquella localidad, y el cairota Al-Ahli.

La discusión cobró fuerza esta semana por el derbi entre los once Hapoel Tel Aviv y Macabbi Tel Aviv, y a raíz de incidentes con fans de la comunidad judío sefardita de Beitar Jerusalén, notoria por sus actitudes contra palestinos y judíos Ashkenazi (más conservadores).

Mientras Miller alegó que la policía necesitaba tener herramientas significativas, el grupo israelí de derechos humanos B Tselem calificó la iniciativa de racista, e incluso sectores afines a Netanyahu la tildaron de propuesta estrafalaria tomada de regímenes oscuros.

Más de 300 palestinos sufren detención administrativa, y uno de los casos recientes más notorios fue el del dirigente de la Jihad Islámica Khader Adnan, quien finalizó el 21 de febrero 66 días de huelga de hambre, luego que Israel prometió a excarcelarlo dentro de dos meses, indicó Prensa Latina.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir