Nidia y Glenhis brillaron en Holanda

Yoel Tejeda Pérez

Una presea dorada de Nidia Muñoz (-57 kg) y otra de bronce que pudo haber tenido mejor color de no ser por el esguince en la rodilla derecha que sacó de competencia a Glenhis Hernández, fue el botín de fin de semana para los taekwondocas cubanos en el Abierto de Holanda, entre más de 2 000 competidores.

Fotos: Ricardo López HeviaFotos: Ricardo López HeviaNidia Muñoz y Glenhis Hernández.

El evento constituyó escenario propicio para continuar la preparación rumbo a la cita olímpica londinense. A sus 20 años, Nidia comienza este 2012 con pasos firmes, ahora, en tierra de los tulipanes, sentó cátedra de buen taekwondo y sus 34 puntos marcados y seis recibidos hablan de su sólida actuación, incluyendo triunfos de 4-1 y 5-3 en las semis y la final frente a Bineta Diedhiou (Senegal) y Hedaya Malak (Egipto), respectivamente, atletas clasificadas —al igual que ella— para los Juegos de Londres.

Lamentable resultó la lesión de nuestra campeona panamericana en Guadalajara 2011, Glenhis Hernández (-73), quien tras salir bye en la primera ronda derrotó por superioridad técnica (12-0) a la local Chantal Maas. Su rival ulterior fue la experimentada mexicana María del Rosario Espinoza, campeona olímpica en Beijing 2008 y predecesora de Glenhis en la titularidad continental con su corona en Río de Janeiro 2007. La espigada cubana no creyó en su currículo y la doblegó 9-2, no sin antes sufrir en el segundo asalto el esguince de rodilla que la sacó de competencia y le dejaría libre el camino a la alemana Julia Swietkowiak (plata) hacia la final.

Sorprendió el revés (2-6) del monarca panamericano Robelis Despaigne en su primer combate frente a un contrario con poco palmarés como el iraní Sajjad Mardani, a la postre subcampeón. Igual suerte corrió nuestro cuarto representante, Rafael Alba, víctima (1-3) del británico Cho Mahama.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir