Actualizado 1:45 p.m. hora local

Atentado dinamitero causa 10 muertos y 23 heridos
en Afganistán

KABUL. — El estallido de un coche bomba en el aeropuerto afgano de Jalalabad ocasionó 10 muertos y más de 23 heridos, asumido por el Talibán en represalia por la profanación del Corán en la base estadounidense de Bagram.

El portavoz gubernamental de Nangarhar, Ahmadsia Abdulsai, precisó a la prensa que los fallecidos son seis civiles, dos policías y un soldado y los lesionados 19 funcionarios afganos y cuatro soldados de la Fuerza Internacional para la Asistencia a Seguridad (ISAF), comandada por la OTAN.

La explosión se registró cerca de una base militar de la OTAN en la terminal aérea y destruyó además cuatro vehículos en ese complejo militar, empleado por Estados Unidos y sus aliados.

Los talibanes se atribuyeron la autoría del hecho y afirmaron que el atacante suicida condujo el vehículo hasta la puerta de acceso al aeropuerto y detonó los explosivos en momentos que las ISAF cambiaban el turno de guardia.

"Este ataque es en venganza contra esos soldados que quemaron nuestro Corán en la base de Bagram", aseguró el vocero talibán Zabiula Mujahid, en un mensaje electrónico.

Los insurrectos afganos aseguraron además que uno de sus combatientes envenenó comida y bebida de la base militar de Estados Unidos en Torcham, cercana a Jalalabad y fronterizo con Pakistán, donde murieron cinco soldados estadounidenses intoxicados.

La acción contra la base de Jalalabad ocurrió a menos de 24 horas de que dos asesores militares de Estados Unidos, un teniente coronel y un mayor, resultaron muertos tras recibir disparos en la cabeza en su oficina del Ministerio del Interior, en el centro de Kabul capital.

El presidente Hamid Karzai llamó a la calma, pero miles de personas colmaron la víspera las calles en la norteña provincia de Kunduz, donde siete soldados de la OTAN resultaron heridos con granadas lanzada por manifestantes.

Los insurgentes afganos urgieron a los soldados y policías afganos a disparar contra los de Estados Unidos y la OTAN ocupantes del país, y desde entonces perdieron la vida nueve militares del Pentágono víctimas de ese tipo de acciones.

La embajada de Washington en Kabul advirtió sobre una amenaza elevada para los ciudadanos de ese país en Afganistán y muchos occidentales se recluyeron en sus complejos fortificados.

Más de 30 personas han muerto en diversos incidentes a causa de la violencia desatada tras la profanación del Corán por militares estadounidenses de la Base de Bagram, localizada a unos 50 kilómetros al norte de Kabul. (PL)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir