Johana Simón acapara atención de auditorios españoles

MADRID.— La presencia de la soprano cubana Johana Simón en la temporada de la compañía Estudio Lírico, en el Teatro Compac Gran Vía, de Madrid, suscitó el interés de un auditorio gratamente sorprendido por las cualidades vocales e histriónicas de la joven intérprete.

De manera muy particular, especialistas y aficionados ponderaron las actuaciones de la Simón en los papeles protagónicos de las óperas Rigoletto y La Traviata, de Verdi.

En la puesta en escena de La Traviata, que la prensa calificó de "espléndida", destacaron a la Simón y al tenor argentino Pedro Pablo Rossi. "Juntos, convierten a los dos personajes en personas de carne y hueso desde la primera escena de la representación", escribió el crítico Juan Rodríguez Millán. Y añadió: "Ambos, al igual que el barítono Ulises Fuentes, triunfan vocalmente en todos los registros que les exige La Traviata, pero sobre todo le dan una dimensión especial a la representación con su trabajo actoral. Si la ópera es teatro cantado, el trabajo de la pareja protagonista solo se puede calificar de sobresaliente, tanto en las escenas en que aparecen juntos, como en los momentos en que consiguen llenar el escenario en solitario". (SE)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir