Invierno atípico

ORFILIO PELÁEZ
pelaez@granma.cip.cu

Terminó enero y salvo las temperaturas bajas que hubo fundamentalmente entre los días 4 y 7, las condiciones del tiempo imperantes en la mayor parte del archipiélago cubano no se correspondieron con las habituales para este mes, el más frío del calendario, junto con febrero.

Como precisa a Granma el Doctor en Ciencias José Rubiera, jefe del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, en el primer mes del año llegaron al territorio nacional dos frentes fríos catalogados de débiles, cuando el promedio es de cuatro.

Tal comportamiento resultó muy similar al de diciembre (también entraron dos frentes fríos y apenas hubo que sacar los abrigos), lo cual pone en evidencia la gran variabilidad natural del clima de un año a otro, pues el anterior del 2010 fue el más frío ocurrido en Cuba desde 1951, al registrar una temperatura media de 19,5 grados Celsius, inferior en 3,5 al promedio histórico mensual de esa variable.

Lo sucedido hasta ahora, subrayó Rubiera, permite afirmar que estamos ante la presencia de un invierno anómalo no solo en nuestro país, sino también en casi todo el hemisferio norte.

"Por ejemplo, a comienzos de enero las cumbres de las montañas de la Sierra Madre, en California, no tenían nieve, como tampoco estaban congelados los lagos de Michigan. Asimismo, en el estado norteamericano de New Hamsphire, bien al norte, había flores como si se tratara de la primavera, en tanto Europa Continental mostraba temperaturas superiores a la media para esta etapa del año".

Es interesante señalar que la república rusa de Yakutia, uno de los lugares más gélidos del planeta, registró en la última decena de enero 10 grados Celsius bajo cero, cuando el valor normal allí para esa fecha es de menos 40 grados. Otros puntos del extremo oriente ruso transitan por uno de los inviernos más cálidos de su historia.

Según explicó el Doctor Rubiera, el patrón de circulación atmosférica predominante en los últimos dos meses impidió el avance de las masas de aire frío desde el Polo Norte hacia latitudes medias, algo que comenzó a cambiar a finales del mes pasado y fundamenta las nevadas y temperaturas extremadamente bajas registradas en Alaska y varios lugares de los propios Estados Unidos, así como en Francia, Polonia, Italia, y otros países europeos.

En el caso específico de nuestra área geográfica, indicó, el factor causante de esta atípica temporada invernal obedece a la presencia en latitud más baja de lo habitual del anticiclón del Atlántico Azores-Bermudas, que se extiende en forma de cuña hasta el golfo de México y hace que los sistemas frontales se muevan más al norte de Cuba o lleguen muy debilitados, además de impedir la entrada de aire frío procedente del Ártico.

Por el momento no se vislumbran cambios en verdad significativos en esa situación, al menos durante el transcurso de la primera quincena de febrero. Más allá del plazo mencionado es muy difícil saber qué pasará, añadió el especialista.

Quizás sea conveniente mantener los abrigos a mano, por si acaso. La madre Naturaleza siempre puede sorprender.

Récord de más frentes fríos en una temporada: 35 (1976-1977)
Récord de menos frentes fríos en una temporada: 11 (1996-1997)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir