Todos llavean por la titularidad

Harold Iglesias Manresa

La paridad y batallas a brazo partido en algunas divisiones del estilo libre masculino matizaron el campeonato nacional de lucha, con escenario en la sala Giraldo Córdova Cardín, en Ciego de Ávila, y donde La Habana reeditó su cetro por provincias con 64 puntos, por delante de Camagüey (47) y Pinar del Río (44).

Yowlys Bonne (izquierda) quiere el oro y, de paso, sacarse la espina de Guadalajara ante el boricua Franklin Gómez.

En juego está la titularidad para posteriormente ir en busca de boletos olímpicos en el panamericano de Colorado Springs (24-26 febrero) y que da derecho a asistir al preolímpico de Orlando (23-25 marzo). Con ese incentivo adicional, el guantanamero Yowlys Bonne (60 kg) repitió con idénticos 1-0 su éxito de la edición anterior sobre su sempiterno rival, el capitalino Alejandro Valdés.

En cambio, el santiaguero Javier Cortina (96) se sacudió de su bronce precedente y bebió el néctar de la venganza, al imponerse al mejor rankeado Michel Batista 2-1 (0-3, 2-1, 3-0). ¿La clave? Un contraataque con técnica de torsión y giro.

En los 50, otro representante de Guantánamo, Lázaro Hernández, resultó imbatible. Pero si de imbatibles se trata lo mejor corrió a cargo del anfitrión Reinier Pérez (74), capaz de imponerse en cinco pleitos, incluida la final (1-0, 1-1) sobre el as de la Copa del Mundo y plata de Guadalajara, el holguinero Yunierki Blanco. Sus armas: buena técnica, reflejos felinos y capacidad de reacción ante los ataques rivales.

Al término de esta edición, en el adiós, se disputaban las divisiones femeninas de 48, 51, 55, 59, 63, 67 y 72 kg. 

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir