Queremos difundir las músicas que casi nunca se escuchan

Afirmó Leo Brouwer al presentar los programas del III Festival de Música de Cámara que organiza en La Habana. Dos virtuosos españoles en casa: Manuel Guillén y José Manuel Hierro

Pedro de la Hoz
pedro.hg@granma.cip.cu

La intención de difundir "las músicas que casi nunca se escuchan en los programas de concierto", fue puesta en primer plano por el maestro Leo Brouwer al presentar la programación del III Festival de Música de Cámara que, bajo su nombre, traerá a partir de hoy aires de vitalidad a la escena cultural cubana, desde la Basílica Menor de San Francisco en sus tres jornadas iniciales (30 de septiembre y 1 y 6 de octubre, siempre a las 6:00 p.m.) y la sala Covarrubias, sede de la clausura el día 7.

foto: Yaimí RaveloLeo Brouwer en compañía de los músicos españoles Manuel Guillén y José Manuel Hierro.

Al comparecer ante la prensa, Leo lo hizo en compañía de dos músicos invitados procedentes de España: el violinista Manuel Guillén y el guitarrista flamenco José Manuel Hierro.

Para Guillén, quien brilló en su país con el Concierto para violín del maestro cubano, la propuesta del Festival es de "altísimo nivel" y "tan original que nadie podrá aburrirse". Él asumirá en el programa sabatino el estreno mundial —Leo lo considera en realidad "un preestreno"— de la Sonata para violín, cuyo primer movimiento data de un empeño inconcluso nada menos que en 1960, felizmente culminado en el 2008.

Hierro, quien dedicó un encendido elogio a Leo por su estatura artística y humana, se sumará al pequeño ensemble del pianista Ernán López Nussa en la segunda parte de la velada vespertina del jueves 6, consagrada a celebrar el 70 cumpleaños de Chucho Valdés. Allí la guitarra flamenca y el jazz latino reeditarán la memorable conjunción de Leo con los Irakere de Chucho en 1978.

También departió con la prensa el reconocido cantante Augusto Enríquez, que calificó como "un honor que el maestro me haya invitado a lo que se ha convertido en uno de los espacios más importante de la música cubana" y consideró "un taller muy enriquecedor" las sesiones de trabajo con el coro Exaudi y su directora María Felicia Pérez en el montaje de canciones del catalán Joan Manuel Serrat.

Justamente Cataluña estará en la mira del concierto de apertura este viernes en la Basílica, donde se incluyen las versiones corales del creador de Penélope Con la interpretación del Concierto No. 2 para seis instrumentos de arco, el festival evocará en el centenario de su nacimiento a José Ardévol, un catalán que echó raíces en Cuba y cohesionó en los años 40 al Grupo de Renovación Musical. También habrá obras de otros esenciales catalanes contemporáneos, como Federico Mompou, Josep Soler y Leonardo Balada.

Bajo el título Un holandés errante, Leo rescatará el sábado el Quinteto para cuarteto de cuerdas y piano, de Hubert de Blanck, escrito casi un siglo atrás y, sin embargo, todavía sin estrenar. Este año se conmemora el aniversario 155 del natalicio de De Blanck. A su vez, Leo, que tiene ascendencia holandesa, pondrá a consideración por primera vez en Cuba su Noneto para cuarteto de cuerdas y quinteto de viento (2000), inspirado en uno de los grandes poetas norteamericanos del siglo XX: E.E. Cumming.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir