Nueva maniobra para limitar viajes desde EE.UU. a Cuba

WASHINGTON, 22 de julio.— El Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una enmienda que, de convertirse en ley, restablecería las restricciones de viajes a Cuba en vigor antes de enero del 2009.

El documento sancionado por 36-6, incluido el respaldo de 13 demócratas, es una iniciativa del "celebérrimo" legislador republicano de Florida, David Rivera, que de prosperar impondría otra vez las limitaciones de viajes y remesas ordenadas en el 2004 por el entonces presidente George W. Bush.

Rivera, entusiasta habitual de las campañas extremistas para eliminar el derecho de los cubanos emigrados a viajar a su país, es investigado por la Oficina del Fiscal Estatal de Miami-Dade y el Departamento de Policía de la Florida por evasión de impuestos, y por el FBI y el Servicio de Renta Interna por impagos de un casino estadounidense a una empresa relacionada con él. Su propuesta exige que la Casa Blanca aplique plenamente todas las regulaciones de Estados Unidos respecto a los viajes a Cuba, de antes del 19 de enero del 2009, e imponga las correspondientes sanciones contra individuos que se determine que las han violado.

La iniciativa, para convertirse en ley, debe recibir el visto bueno del pleno de la Cámara baja y después cotejarse con la del Senado, para ser analizada y votada por el Congreso.

El 23 de junio, el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes revocó a través de otra enmienda la "flexibilización" de viajes y remesas a la Isla caribeña ordenada por Obama en enero del 2009, una normativa que también debe pasar por el Legislativo en pleno.

Antes de esa decisión presidencial, las visitas familiares de cubanoamericanos fueron restringidas a una vez cada tres años y era mínima la posibilidad del envío de remesas, medida que recrudeció el bloqueo impuesto por Washington hace más de cinco décadas.

En enero del 2011 Obama anunció con más ruidos que nueces la llamada "flexibilización" de los viajes a Cuba, dirigida a grupos culturales, religiosos y académicos, para promocionar el denominado contacto pueblo a pueblo, pero las restricciones en este sentido para los estadounidenses quedaron intactas.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir