Actualizado 2:45 p.m. hora local

En Líbano satisfacción e inquietud por formación
de Gobierno

El anuncio del gobierno libanés provocó este martes satisfacción entre los opositores tras el compromiso de Najib Mikati de que mantendrá una línea moderada, mientras la mayoría parlamentaria vio con preocupación la primera renuncia del flamante Ejecutivo.

Mikati, un multimillonario musulmán sunnita propuesto para el cargo por el movimiento de resistencia chiita Hizbulah (Partido de Dios), consiguió tranquilizar a sectores prooccidentales del Líbano que aplacaron sus críticas al gabinete nacido tras cinco meses de difíciles negociaciones, reporta Prensa Latina.

Representantes del bloque 14 de Marzo, encabezado por el primer ministro saliente Saad Hariri, habían alertado sobre una posible radicalización de este país con un gobierno en el que 18 de los 30 titulares tienen vínculos con el bloque mayoritario 8 de Marzo, que lidera Hizbulah.

El hecho de que Hizbulah y sus aliados tengan 18 asientos en un gabinete de 30 miembros no significa que el país se unirá al campo radical en términos de sus relaciones con la comunidad internacional, subrayó Mikati tras presentar el lunes su equipo al presidente Michel Sleiman.

Añadió en declaraciones a periodistas que el Líbano ha tenido siempre muy buenas relaciones con la comunidad internacional y le gustaría mantener la estabilidad en el país, en alusión implícita a los lazos de Hizbulah con Irán, Siria y los movimientos de resistencia palestinos.

Igualmente, Mikati destacó como positivo que 12 de los ministros fueron designados por él mismo, el presidente o por el líder druso Walid Jumblatt, lo cual en su opinión- asegura que el Partido de Dios y sus aliados no podrían tomar decisiones de forma unilateral.

Sin embargo, la tranquilidad relativa para los seguidores de Hariri se transformó en incertidumbre para el bloque 8 de Marzo poco después del anuncio del gabinete debido a la renuncia de un político druso insatisfecho por la asignación de una cartera que consideró irrelevante.

Talal Arslan, que deseaba el Ministerio de Defensa, confirmó anoche en una rueda de prensa ante la televisión libanesa su dimisión y argumentó que no puedo participar en un gobierno en el cual Najib Mikati dice que los drusos no tienen derecho a exigir un ministerio clave.

Al respecto adelantó que no apoyará el voto de confianza en el nuevo equipo durante la sesión en el parlamento, pero Hizbulah y sus aliados tienen suficientes escaños para que el gobierno sea aprobado, de ahí que se descarte, por ahora, el peligro de colapso como ocurrió en enero a Hariri.

El movimiento de resistencia chiita consiguió el 12 de enero pasado, entonces en su condición de jefe de la oposición en la asamblea legislativa, que cayera la administración de Saad Hariri con la renuncia de 11 de los 30 ministros, debido a desacuerdos políticos.

Uno de los temas más espinosos fue el apoyo de Hariri a un tribunal de la ONU que investiga el asesinato en 2005 de su padre, el exprimer ministro Rafiq Hariri, y pretende acusar de ello a dirigentes de Hizbulah, grupo al que Estados Unidos e Israel tildan de terrorista.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir