Asamblea Provincial del Partido en Granma

Cambiar métodos y estilo debe tener una expresión económica

Dilbert Reyes Rodríguez

La necesidad urgente de concretar en Granma una economía sólida sobre la base de una agricultura realmente eficaz, capaz de ofrecer suficiencia y variedad a la mesa familiar y a la industria, y acorde con los Lineamientos y Directrices del Sexto Congreso del Partido, constituyó el eje principal del debate de la Asamblea de la organización política en esta provincia oriental.

Foto: Luis Carlos Palacios.Presidida por José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido y Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; Olga Lidia Tapia Iglesias, miembro del Secretariado del Comité Central, y Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado, la reunión fue un diálogo franco y profundamente crítico que precisó el significado práctico de "cambiar la mentalidad, los métodos y el estilo de trabajo" en varios renglones medulares de la economía territorial.

Las intervenciones de los delegados respondieron, sin rodeos y con los pies en la tierra, las preguntas del informe inicial: ¿por qué no sabemos producir frijoles y no comercializamos con el Estado todo el producido?, ¿qué nos impide crecer mucho más rápido en el arroz?, ¿por qué todavía tan lejos de los números históricos del café, en latas y rendimiento agrícola?, ¿cuándo será suficiente la leche generada en Granma para bodegas e industria?, ¿es la solución esperar la importación de pienso para alimentar el ganado?

LOS FANTASMAS DE LA GANADERÍA

El campesino Ricardo Serrano arrancó el debate señalando los viejos problemas de la ganadería y los bajos volúmenes de leche, entre ellos los "brazos cruzados" a la hora de asegurar el alimento animal.

"Ese es el fantasma de la ganadería. Darle la proteína necesaria garantiza leche y carne suficientes, y no hay que esperar el barco extranjero; porque el piñón, la morera, el follaje de yuca, el sorgo rojo, y hasta la maloja de maíz, mezclados con caña de azúcar y kingrass, son plantas que aportan altos niveles proteicos. Yo lo hago, no dependo del pienso, y mis chivas promedian más de dos litros de leche."

Armando Santiesteban, director de la Empresa Pecuaria Roberto Estévez Ruz, del municipio de Cauto Cristo, siguió la línea de Ricardo y demostró que con estrategias parecidas la empresa estatal socialista también logra éxitos si lo hace bien; pues la suya es ejemplo en la alimentación vacuna, garantiza la leche de todas las bodegas de su municipio y es referencia en reproducción, manejo de la masa y ceba para carne.

Miguel Rosales, delegado de la Agricultura en la provincia, dijo que en este acápite, Granma acomete hasta el 2015 un programa de siembra de unas 17 mil hectáreas dedicadas al alimento del ganado; sin embargo, el cambio de mentalidad necesario también fue traducido por Luis Virelles Barreda a la selección correcta de especialistas, "porque muchas veces el peor obrero, el más inestable o el último que llega a la base productiva, es a quien se le da la tarea de la comida animal".

Machado Ventura resaltó la necesaria eficiencia en esta producción, al hacer notar que Cuba importa el pienso, incluso desde países menores en extensión de tierra cultivable, y sugirió ir pensando en "planificar tanta comida para la población, y tanta para los animales."

Varios delegados, entre ellos Leticia Ledea, directora de la Empresa Genética del municipio de Jiguaní —polo vacuno de la provincia— opinaron sobre el hurto y sacrificio de ganado mayor y la alta incidencia en el deterioro de la masa.

Por el índice de impunidad ante este delito en Granma, y especialmente en Jiguaní, Machado Ventura reflexionó sobre la necesidad de enfrentar la situación con energía, rigor y eficacia, por medio de una actuación coordinada y apegada a las leyes, de las autoridades competentes.

LOS GRANOS INSUFICIENTES

Las irregularidades organizativas y los incumplimientos de planes en la producción de arroz, café y frijol, tres granos que deciden el ansiado equilibrio de la economía de Granma, no pasaron inadvertidos a la Asamblea, la cual coincidió en calificar como "de especial interés y seguimiento por las distintas instancias del Partido".

El arroz, un rubro del cual la provincia es líder en el país, avanza progresivamente; pero todavía no llega a los planes locales —y mucho menos se acerca a la necesidad real de la nación—, entre otras incidencias, por fisuras en la cosecha, en el aprovechamiento de la tecnología y el acomodamiento de productores con extensiones que pueden cortarse a mano.

Eloy Sánchez, arrocero de la cooperativa Celedonio Rodríguez, del municipio de Yara, convenció sobre las ventajas de la siega manual: "empleamos a personas declaradas disponibles, ahorramos el 50 % del combustible, la recolección en el mejor momento de maduración permite obtener un arroz de óptima calidad, los rendimientos superan las 4,2 toneladas por hectáreas y no perdemos un grano esperando la cosechadora."

En los temas del café, los delegados identificaron el envejecimiento de las plantaciones, la indisciplina en las atenciones culturales y el desvío y venta ilegal, como las causas principales de unos indicadores que tocaron fondo en la última zafra, y explicaron las acciones de siembra y renovación extensiva ya en marcha, que permitirán adelantar los resultados planificados para el 2015.

Yaquelín Puebla, de Bartolomé Masó, fue lapidaria en su afirmación: "Los campesinos estamos convencidos de que producir café es el único modo de devolverle a la montaña la guagua, los caminos buenos y mantener todos los beneficios sociales al Plan Turquino".

Paralelo al arroz y al café, en el frijol es donde la reanimación económica demanda el mayor esfuerzo e intención, pues las 1 080 toneladas previstas para este año en Granma, son apenas una quinta parte de lo que la provincia consume.

Las causas fundamentales que se despejaron fueron el descontrol sobre la contratación, la poca exigencia en el cumplimiento de los compromisos de los productores, los bajos rendimientos provocados por la mala aplicación de la ciencia y la técnica, así como las deficiencias en la explotación de las áreas bajo riego disponibles.

Machado Ventura tomó este ejemplo, con gran peso en la reducción de importaciones, para destacar la necesidad de aprender también a sacar cuentas comparativas entre el costo de compra en el extranjero y los bajos niveles de producción aquí, a fin de ilustrarnos sobre los enormes gastos en que incurre el país y hacer conciencia de la importancia de explotar todo el potencial productivo posible.

DESEQUILIBRIO PRESUPUESTARIO

La Asamblea también definió como urgente la meta de convertir definitivamente a Granma en una provincia que aporte al presupuesto nacional ingresos superiores a los gastos demandados; pero según valoraron las delegadas María Emilia Jiménez, bancaria, y Maidolis Tamayo, directora de Finanzas y Precios, todavía las indisciplinas administrativas, incumplimientos de planes, pérdidas económicas, falta de liquidez de las entidades, e insuficiente rigor de los Consejos de la Administración provincial y municipales en la búsqueda de soluciones a estos problemas, mantienen la tendencia deficitaria.

Insistieron en que además de la política de reducción de gastos innecesarios y del cumplimiento estricto con los deberes de pago al presupuesto, es vital aumentar los ingresos, determinados por la eficiencia del sector primario de la economía territorial.

María Emilia reflexionó que en una provincia esencialmente emisora, esos ingresos dependen de cuánto podamos elevar la producción y el rendimiento de la agricultura y las industrias de Granma, de modo que sea rápido y palpable el impacto en el incremento de las ofertas al pueblo en mercados agropecuarios, en ventas de elaboraciones gastronómicas, producciones locales de rubros alimenticios e industriales, incluidas más cantidad, variedad y calidad en los materiales de construcción.

DISCUTIR EN CADA LUGAR LOS PROBLEMAS PROPIOS

Tras el análisis del desequilibrio presupuestario, Machado Ventura aprobó las valoraciones sobre el papel exigente del Partido, pero insistió en que son las administraciones quienes deben resolver en primera instancia.

También significó la importancia de los próximos plenos en los municipios, y luego las reuniones de secretarios generales y los debates en los núcleos, donde se deberá discutir puntualmente los problemas económicos de cada lugar, proponer las soluciones posibles para ese lugar y definir allí el papel del Partido, siempre exigente, combativo, sin miedo a señalar lo mal hecho, sin blandenguería. "Hemos dicho que vamos a cambiar, y vamos a cambiar", apuntó.

En el resumen de la reunión, Olga Lidia Tapia calificó de inadmisibles el incumplimiento de planes y el resto de las irregularidades económicas propias de la provincia, por lo cual llamó a depurar responsabilidades y eliminar por siempre las justificaciones y la retórica.

La Asamblea eligió al Comité Provincial, y este a su vez al Buró Ejecutivo, y a la compañera Sonia Virgen Pérez Mojena como primera secretaria del Partido en Granma.

Fue reconocida la labor realizada por el compañero Luis Rafael Virelles Barreda, liberado del cargo de primer secretario del Partido en la provincia, como parte de la política de renovación.

José Ramón Machado Ventura felicitó a los comunistas granmenses por la profundidad crítica y analítica de la Asamblea.

Enfatizó en que es una señal del cambio que debemos ir dando; es la línea a seguir en las discusiones e intercambios en los plenos ampliados, con los secretarios generales y especialmente en los núcleos, donde está la mayoría, y allí analizar dónde están los problemas y buscarles colectivamente soluciones.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir