Dos Héroes, dos Revolucionarios

El más lúcido de los cubanos

El 19 de mayo de 1895, Máximo Gómez y sus hombres, quienes andaban tras un convoy español, llegaron a media mañana al campamento de Bartolomé Masó, en Las Bijas, donde desde el día anterior se encontraba Martí.

Poco antes del mediodía, una columna española avanzó sobre el lugar. Los mambises salieron a combatir; pero el adversario, bien posicionado, recibió a la caballería insurrecta con un nutrido fuego.

Martí, desoyendo las indicaciones de Máximo Gómez, se incorporó, resuelto, al combate y avanzó hacia el enemigo, seguido por el jovencito Ángel de la Guardia. Su inexperiencia no le permitió comprender que marchaba justo hacia el centro del fuego español. Como su deber le mandaba, José Martí se había lanzado al combate y allí en Dos Ríos había caído de cara al Sol.

Con la muerte de Martí perdía Cuba al más lúcido de sus hijos, al combatiente, al organizador, al político, al maestro, al escritor, al periodista, al hombre culto y capaz, que había echado sobre sus hombros la guerra necesaria y calado, como nadie, en la esencia rapaz del imperialismo norteamericano.

El hombre que ilumina

Hace 121 años, un 19 de mayo, el mundo vio nacer a uno de esos hombres únicos, que a fuerza de talento y empeño son capaces de cambiar el curso de la historia, trocando la vieja fórmula de los ricos vencedores y los pobres victimizados por las circunstancias.

El líder revolucionario vietnamita Ho Chi Minh, cuyo nombre significa "el que ilumina", utilizó muchos nombres durante su prolongada vida revolucionaria. Tuvo oportunidad de viajar en su juventud por Europa, África y América, realizando los más diversos oficios. En este periplo su cultura y sus conocimientos sobre las luchas sociales se fortalecieron hasta convertirlo en el líder que llevó la libertad a la nación vietnamita. Para él, el destino proletario mundial estaba unido indisolublemente al de las clases oprimidas en las colonias.

Con el ideal de que "nada hay más precioso que la independencia y la libertad", Ho Chi Minh marcó un hito en la historia desde que creó el Partido Comunista de Indochina, liderando la lucha contra el colonialismo francés, la invasión japonesa y el imperialismo norteamericano. Siempre llevó a su pueblo a la victoria. Este fue capaz de derrotar a los yankis en 1975. Su pensamiento y ejemplo lo hicieron posible, aunque él ya hubiese muerto.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir