Seguidores de Gaddafi toman la Plaza Verde, en Trípoli

TRÍPOLI, 23 de febrero.— Luego del discurso pronunciado por el líder libio Muammar al-Gaddafi, manifestantes salieron este miércoles a la Plaza Verde de Trípoli a respaldar al Gobierno.

Foto: TelesurCientos de jóvenes respondieron al llamado del líder libio.

PL informó que jóvenes con brazaletes verdes, tal como indicó Gaddafi en su alocución, agitaron banderas y condenaron a quienes tildaron de "traidores" por presuntamente servir a potencias occidentales, al tiempo que repudiaron la cobertura mediática foránea de la crisis.

Según el enviado especial de Telesur, no hay "excesiva presencia militar" en las calles, solo hay oficiales de seguridad en las edificaciones gubernamentales.

También señaló que los ciudadanos se preguntan por qué Naciones Unidas y la Liga Árabe, además de otras organizaciones internacionales, no se pronunciaron contra las protestas en Túnez y Egipto, como actualmente lo hacen con Libia.

"Las personas que militan en las filas de la oposición trataron de tomar bases militares", lo que provocó la reacción de los efectivos dejando entre "300 y 400 personas fallecidas", indicó el Ministerio del Interior.

En Yemen, reportaron la muerte de dos manifestantes durante una sentada en Saná para protestar contra la violenta represión a la oposición. En Adén murió un joven manifestante, lo que eleva a 16 las víctimas desde que comenzaron las manifestaciones pidiendo la renuncia de Saleh, reportó AFP. Además se conoció la dimisión de ocho diputados que se oponen al Gobierno.

También miles de personas marcharon por las calles de Manama, capital de Bahrein, en la que ha sido la protesta más multitudinaria desde que comenzaron las revueltas populares contra el régimen monárquico.

El rey, Hamad bin Isa al Jalifa, asegura tener intención de impulsar un "diálogo nacional" con el que se comprometan todos los bahreiníes, cuyo objetivo, dijo, es dar a todo el mundo la oportunidad de contribuir a las próximas reformas.

En Arabia Saudita, el rey Abdulá Ibn Abdulaziz Al Saud, por su parte, anunció una serie de medidas sociales y rechazó la injerencia extranjera en los asuntos del país.

A pesar de estas medidas, cientos de personas respaldaron una campaña que llama a un Día de la ira el próximo 11 de marzo, para reclamar que el país cuente con un gobernante electo y mayores libertades para las mujeres, entre otras demandas, publicó Europa Press.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir