Marcos de Moraes, jurado del Premio Casa 2011

¿Detective literario o indagador de una identidad?

PEDRO DE LA HOZ
pedro.hg@granma.cip.cu

No sabría deslindar si Marcos de Moraes es un detective literario o un indagador de las marcas identitarias de su país, Brasil, geográficamente vasto y culturalmente diverso y desmesurado.

Foto: Abel (Casa de las Américas)Lo cierto es que mientras se desempeña como jurado en la categoría Literatura Brasileña del Premio Casa 2011, y aprovechando que la estancia para las lecturas de los originales en concurso transcurre en la ciudad de Cienfuegos, Marcos se ha dedicado a averiguar quién es un tal Pereira Alves, brasileño que residió nada menos que en Cumanayagua, al al pie del Escambray, hacia 1938, y que mantuvo correspondencia con el gran Mario de Andrade y llegó a publicar una reseña de la obra de este en el diario cienfueguero El Comercio.

Con esta operación en marcha (agradece cualquier pista o información al respecto), Marcos de Moraes es fiel a su pasión: la memorialística, es decir, el estudio de los relatos testimoniales, autobiográficos, cartas, cuadernos de apuntes y diarios íntimos de los escritores brasileños. En el caso de Mario de Andrade, Marcos puede ser considerado el experto mayor. Obtuvo uno de los dos Premios Jabuti (el más prestigioso galardón anual del ámbito editorial brasileño) en el rubro de ensayo y biografía por el libro Correspondencia entre Mario de Andrade y Manuel Bandeira (2000), y la publicación de Orgullo de jamás aconsejar: la epistografía de Mario de Andrade (2007), se ha convertido pronto en una referencia obligatoria para el conocimiento de uno de los fundadores de la modernidad literaria en el país sudamericano.

"El estudio de la correspondencia de Andrade —explica Moraes— nos permite aproximarnos a la manera en que aquel contaba a Brasil a los demás. Raramente una carta suya contiene elementos circunstanciales o baladíes. Andrade escribía y esperaba recibir cartas en las que se cruzaran reflexiones conceptuales, históricas y culturales. He llegado a la conclusión de que Andrade perseguía confrontar a sus corresponsales con la necesidad de la construcción de las identidades de Brasil y de otros países de la región. No es casual que la inmensa mayoría de sus destinatarios fueran hombres y mujeres de la cultura de países de América Latina".

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir