Inolvidable

PEDRO DE LA HOZ

Inolvidable. Dicha por unos y por otros, la palabra refleja con exactitud la dimensión de la cosecha que acaba de dejar la estancia habanera de la Jazz at Lincoln Center Orchestra, de Nueva York, dirigida por el trompetista, compositor y pedagogo Wynton Marsalis. Inolvidable para los músicos norteamericanos que reconocieron sentirse entre hermanos y admiraron el ancho e inagotable caudal de la creación sonora insular. Inolvidable para los estudiantes de las escuelas de arte que se beneficiaron con la experiencia de tan afamados maestros. Involvidable para el público que durante cuatro noches colmó el teatro Mella para asistir a la revelación de un sueño.

foto: Juvenal BalánWynton Marsalis dejó la impronta de su arte y de su condición humana.

Al sonar el último acorde, el auditorio tuvo la certeza de que los vasos comunicantes entre las músicas de Cuba y Estados Unidos salieron fortalecidos. La presencia de jóvenes intérpretes —destacables en especial las ejecuciones del saxofonista Michel Herrera, el trompetista Julio Raigal y el pianista Jorge Luis Pacheco (Pachequito)— en los predios de Duke Ellington, Dizzy Gillespie y Herbie Hancock, garantiza nuevos estadíos de desarrollo para el jazz en Cuba.

Particularmente sensible en la despedida fue el homenaje que Marsalis rindió a El manisero, de Moisés Simmons, pieza que en la década de los treinta del siglo pasado se convirtió en el más resonante éxíto latino de la época en los Estados Unidos.

Los músicos de la JLCO no limitaron su arte al escenario del Mella ni su magisterio a las aulas de los conservatorios. Pocas horas antes de la partida, Victor Goines y Ted Nash se unieron con saxofón y flauta a la banda de Maykel Blanco en una sesión bailable en la Casa de la Música de Galiano. Y Marsalis se fue a descargar con el saxofonista César López y Habana Ensemble.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir