Detrás de la noticia

La quema del Corán

El Corán es el libro sagrado del Islam, que para los musulmanes contiene la palabra del dios único, Alá; y musulmanes son más de 1 200 millones de ciudadanos de este mundo que lo veneran como parte de su cultura milenaria y de su existencia.

Pero a partir del 11 de septiembre del 2001, en que Estados Unidos lanzó una verdadera cruzada contra el mundo musulmán, el irrespeto al Corán ha estado presente lo mismo en la cárcel de la ilegal base norteamericana en Guantánamo, cuando la CIA y los militares del Pentágono destruyeron esos libros o los lanzaron en los inodoros ante la mirada de los presos musulmanes, o como en la prisión de Abu Ghraib, en Iraq, cuando el libro sagrado fue quemado o pisoteado por los guardianes en presencia de los detenidos.

Hoy, un llamamiento de un pastor estadounidense para quemar copias del Corán, con motivo del aniversario de los atentados del 11 de septiembre del 2001 en EE.UU., es de las noticias más sobresalientes en vísperas de la fecha.

La quema del libro sagrado musulmán ha sido anunciada para el próximo sábado por Terry Jones, pastor de la iglesia cristiana de la Florida.

El vicepresidente del Consejo Superior Chií, Abdel Amir Cabalan, describió la iniciativa del pastor estadounidense como un "acto de barbarismo que nada tiene que ver con los valores religiosos".

Mientras, desde Berlín, la agencia DPA informó que las comunidades religiosas, tanto cristiana como judía de Alemania, reaccionaron con firmes condenas al anuncio del religioso extremista Terry Jones.

Las reacciones fueron tanto más marcadas cuando se supo en Alemania que el pastor tiene antecedentes de falsificador y estafador en la ciudad alemana de Colonia, donde también ejerció su ministerio.

La Iglesia Evangélica de Alemania (EKD) se distanció claramente de Jones y calificó de "provocación insoportable" el anuncio de la quema del Corán.

Por su parte, la presidenta del Consejo Central de los Judíos, Charlotte Knobloch, recordó consternada la quema de libros que hicieron los nazis en la Plaza Bebel de Berlín. "La idea es horrible y chocante", dijo en Múnich, para luego citar la famosa frase del escritor alemán Heinrich Heine: "Donde se queman libros se termina quemando gente". (Elson Concepción Pérez)

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir