Los trazos de Tomy se despiden

Amelia Duarte de la Rosa

La caricatura cubana está de luto. Ayer perdió a uno de sus grandes, Tomás Rodríguez Zayas, uno de los más relevantes humoristas gráficos. Tomy, nombre artístico que lo identificaba, falleció en esta capital a los 61 años, víctima de una afección cardiovascular.

Merecedor del Premio Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez y de la Distinción Félix Elmuza, Tomy trabajó como dibujante humorístico en nuestro diario.

Natural de Barajagua, Holguín, y agrónomo de formación, desde el año 1968 dedicó su talento a la prensa. Incontables fueron sus colaboraciones en revistas y periódicos nacionales e internacionales. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, Tomy —que también se desempeñó como presidente de la Asociación de Humoristas de Cuba y director artístico del suplemento dedeté, del periódico Juventud Rebelde— participó en varios salones de humorismo y realizó numerosas exposiciones personales en Cuba, Angola, Nicaragua, Costa Rica, Corea, México, Francia, Colombia, Brasil, Turquía, Venezuela y otros.

Sus caricaturas, que mucho hicieron reír y reflexionar, quedan ya como patrimonio de la gráfica humorística. La prensa cubana atesora una obra reconocida y altamente estimada en la figura de Tomy, rostro que aunque ya no lo veremos al caminar por nuestras redacciones, recordaremos siempre.

En horas de la mañana de este martes, su cadáver será expuesto en la funeraria de Calzada y K, antes de trasladarlo hacia Barajagua, Holguín, donde será sepultado.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir