Memoria y diversidad en propuestas documentales

Pedro de la Hoz
pedro.hg@granma.cip.cu

Como una clara apuesta de estímulo al documental, el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos incluyó en su programación de agosto el estreno de tres filmes de ese género: Memoria cubana, de Alice de Andrade e Iván Nápoles; 1912, voces para un silencio, de Gloria Rolando; y En el cuerpo equivocado, de Marilyn Solaya.

Alice de Andrade e Iván Nápoles, realizadores de Memoria cubana.

El primero debutó comercialmente a principios de mes; el segundo comenzó ayer jueves su andadura en las salas; y el bloque de arrancada del tercero se ubicará la semana entrante en el programa nacional de estrenos.

Con 71 minutos de duración, Memoria cubana, codirigido por la brasileña Alice de Andrade y el cubano Iván Nápoles, rinde homenaje al Noticiero ICAIC Latinoamericano y a su principal realizador, Santiago Álvarez.

Secuencias históricas que alguna vez impactaron a los espectadores del noticiero se complementan con testimonios aportados, entre otros, por Alfredo Guevara, fundador del proyecto; los directores Rebeca Chávez y Fernando Pérez, las montadoras Míriam Talavera y Julia Yip, y la periodista Marta Rojas.

Andrade cuenta en su palmarés con el Premio Coral de Documentales en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano 1993 por Luna de miel, y hace tres años dirigió Historias cruzadas, sobre la obra fílmica de su padre, el mítico realizador brasileño Joaquim Pedro de Andrade. Nápoles fue por muchos años camarógrafo del noticiero, donde llegó a fotografiar cerca de mil ediciones.

1912, voces para un silencio, ahonda la trayectoria artística de Gloria Rolando, cineasta que ha dedicado sus empeños a abordar temas vinculados con la contribución de los afrodescendientes a nuestra identidad.

En este caso se trata de la primera parte de una trilogía destinada a exponer la historia del Partido Independiente de Color y la verdad sobre la masacre de numerosos cubanos negros en 1912.

"Es un proyecto —ha explicado la realizadora— dedicado a los jóvenes y a todos aquellos que deseen echar una mirada a la historia de Cuba con los matices del color de la piel, con los matices de la injusticia heredada desde la esclavitud y sobre todo, con la perspectiva de subrayar, y destacar voces e imágenes olvidadas."

A Marilyn Solaya, autora de Mírame mi amor y Hasta que la muerte nos separe, le llegó la oportunidad de materializar su nuevo filme gracias a su selección como ganadora de la segunda edición del concurso del programa de Fomento a la Producción y Teledifusión del Documental DOCTV IB Latinoamérica, en el que participaron propuestas de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Panamá, Perú, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela.

En el cuerpo equivocado, valiéndose del testimonio personal y la reconstrucción dramatizada, Solaya indaga los conflictos que se le presentan a un individuo veinte años después de que fuera sometido a una operación quirúrgica de reasignación de género.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Cultura | Deportes | Cuba en el mundo |
| Comentarios | Opinión Gráfica | Ciencia y Tecnología | Consulta Médica | Cartas| Especiales |

SubirSubir